×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

Las primeras noticias del año nuevo

Manuel González Ramírez
~
14 de Marzo del 2017 21:02 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El doctor Juan Ignacio María de Castorena, (Antonio Pintor, 1970), Mural del Palacio de Gobierno.
Cortesía / El doctor Juan Ignacio María de Castorena, (Antonio Pintor, 1970), Mural del Palacio de Gobierno.
En 1722 -hace 195 años-, el zacatecano Juan Ignacio María de Castorena sacó a la luz el primer número de la Gaceta de México, considerado el primer periódico de México y de América Latina, donde aparecieron las primeras noticias de ese año.

Hoy les compartimos el contenido de aquel histórico primer número de este periódico que se imprimió en pleno corazón de la Ciudad de México.

A un costado de la Catedral Metropolitana de la capital del país se puede observar una placa metálica que da testimonio de que en ese lugar estuvo el edificio que albergó a la imprenta que sudó tinta para dar paso al nacimiento de la Gaceta de México.

Es motivo de orgullo que este emblemático periódico haya surgido de la iniciativa, creatividad y trabajo de un gran intelectual, don Juan Ignacio de María de Castorena Ursúa Goyeneche y Villarreal, nacido en la ciudad de Zacatecas en 1668.

Es uno de los primeros zacatecanos que obtuvo no sólo uno, sino dos doctorados. Obtuvo el grado de doctor en Cánones por la Universidad de México y el de doctor en Teología por la de Ávila, España. Un hombre con una sólida formación que publicó poco más de dos decenas de libros. Amigo y defensor de la obra de sor Juana Inés de la Cruz. Era poseedor de una vasta cultura.

Francisco González de Cosío, en su estudio introductorio de la magna y bellísima obra editorial de las Gacetas de México (1985), advierte que

“Los motivos que tuvo este ilustre mexicano están claramente expuestos en el curso de sus gacetas.

De ellas aparece su deseo de formar una ‘fidelísima relación de lo que acaece en estas dilatadas regiones’ para que pueda ‘sin trabajo cualquier discreto, con la diligencia de juntarlas, formar unos anales en lo futuro en que sin el cuidado de examinarlos, logre el aplauso de escribirlos, y los correspondientes el complacer a los que de la Europa piden noticias de la América para enriquecer con novedad sus historias.

Insistentemente repite su propósito de hacer historia, entiendo por ésta y por su finalidad lo que sobre lo mismo pensaba Cicerón”.


En la Crónica de Zacatecas, donde trabajamos por reunir datos del pasado y del presente, tuvimos la oportunidad de adquirir una bellísima edición completa de las Gacetas de México, publicado por CONDUMEX en 1985. Son cuatro tomos que vienen muy bien acomodados en una caja con forma de libro cerrado.

En el primer tomo vienen los facsimilares de muy buena calidad de aquellos primeros números de la Gaceta de México que imprimió el doctor Castorena.
ju
En el primer ejemplar aparece el encabezado Núm. 1. Gaceta de México, noticias de Nueva España, que se imprimirán cada mes, y comienzan desde el primero de enero de 1722. Son ocho páginas en cuyos contenidos se encuentran, una reseña de celebraciones que se realizaron en la Ciudad de México en el mes de agosto anterior con motivo del bicentenario de “su conquista, el día del glorioso mártir san Hipólito, su patrón, a 13 de agosto”.

Antes de finalizar la primera página, da cuenta de los sucesos más notables del mes de enero de 1722, entre otros, destaca la presencia del virrey de la Nueva España en la solemnidad religiosa de la Circuncisión, celebrada en la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, el primer día del año.

También hace referencia a la elección anual de los nuevos alcaldes de la Nobilísima Ciudad de México, que en esa ocasión favoreció a Joseph de Avendaño y Juan de Iturbide. Durante el virreinato, las elecciones de alcaldes de los pueblos y ciudades de la Nueva España tenían lugar al comienzo de cada año.

Asimismo, relata la solemne función que se efectuó en honor de la Virgen del Rosario el mismo día primero de enero por la tarde. Al respecto, consigna que asistió el virrey “con toda la nobleza, y numerosísimo pueblo, al Convento Real de Nuestro Padre Santo Domingo; de cuya suntuosa capilla de Nuestra Señora del Rosario, salió en procesión su bellísima imagen en un costoso trono de plata, adornado de la riqueza de sus muchas y preciosas joyas, siendo imán dulcísimo de las devociones”.

En las páginas posteriores plasmó diversos hechos que ocurrieron en las ciudades de Puebla de los Ángeles, Veracruz, Campeche, La Habana, Valladolid, Oaxaca, Guatemala, Acapulco, Manila, California, Guadalajara, Zacatecas, Nayarit, Guadiana y Nuevo Reino de León.

De Zacatecas reporta que en esta ciudad estuvieron los oidores de Guadalajara, Antonio del Real y Tristán de Rivadeneyra, quienes están haciendo una revisión de las cuentas de la Real Hacienda y Azogues. 

También hace referencia a la reedificación del “hermoso Hospital de San Juan de Dios, cuya dedicación se celebró con fiestas, certamen poético, en que se dieron grandes premios de plata”, cuyos jueces fueron Joseph de Urquiola, Conde de Santiago de la Laguna y el coronel Joseph Bernardez. 

Asimismo, anuncia la reciente publicación del libro Piscina zacatecana, de la autoría del bachiller Juan de Santa María Maraver.

Otro suceso notable en Zacatecas fue la terminación y ceremonia de dedicación de la obra material de la iglesia del Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Guadalupe. Hace mención de la culminación de la obra del templo, el altar mayor y colaterales, “a cuya iglesia se trasladaron los huesos e hicieron las exequias del piadoso caballero don Ignacio Bernardez, su patrón” y benefactor. 

Y no podía dejar de lado una acción que él mismo protagonizó: la fundación del Colegio de los Mil Ángeles Marianos. Una obra piadosa para brindar educación a las niñas y doncellas zacatecanas.

Éstas fueron algunas de las primeras noticias del primer periódico de México: la gaceta de Juan Ignacio María de Castorena. Una gloria zacatecana.


*Cronista de Zacatecas.