×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Lo que hay y Punto Final

Pablo Torres Corpus
~
14 de Marzo del 2017 21:18 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La semana pasada la senadora Sonia Rocha propuso modificar el artículo 55 de la Constitución para que poseer una licenciatura y tener cédula profesional sean requisitos indispensables para ser diputado federal.

La propuesta generó simpatías, pareciera ser noble y hasta parece que los argumentos de la legisladora son de buena fe y que realmente busca mejorar la productividad y calidad de la Cámara de Diputados.

Pero por mucha buena fe que la propuesta tuviera, no deja de ser antidemocrática y alejada de la realidad.

Uno de los principios de nuestra Constitución radica precisamente en que procurar que todos los mexicanos tengamos las mismas oportunidades de participación política, exigir títulos académicos restringiría la posibilidad de millones de personas de representar a otros tantos como ellos.

Sí aquellas personas que no han podido estudiar se les cierra toda posibilidad de ser legisladores se les estaría discriminando doblemente: primero por no poder estudiar y luego porque impedir su participación política.

Hoy la Cámara de Diputados es como es, porque representa en buena medida lo que como país somos, con todos los vicios y virtudes.

Para nuestra fortuna o desgracia quienes integran el Congreso de la Unión no salieron de otro país o planeta, no; salieron de nosotros mismos, y si salieron así es porque es lo que hay.

Lo ideal es que tuviéramos una Cámara de Diputados como quiere la senadora Rocha, con puro profesionista, pero la realidad de nuestro país y por ende de nuestra representación política, es que hay de todo, gente "estudiada, leida y escribida", gente honrada y corrupta, trabajadores y flojos.

Además el título y cédula tampoco es garantía de resultados u honradez porque entre los titulados también hay corruptos y flojos, sin problemas se pueden documentar infinidad de atrocidades que han cometido servidores públicos con título y cédula.

Más que poner restricciones a la entrada o más requisitos para ser legisladores federales se deberían poner mínimos de asistencia, mayores restricciones a gasto discrecional en la Cámara, tener una Cámara con puro profesionista no garantiza en nada mejores resultados.
 
Nos guste o no o la Cámara de Diputados es como es porque es como somos.
 
Punto Final
Un abrazo solidario a mi compañera Dulce Muñoz por el sensible deceso de su señora madre, los muertos se van cuando el olvido los sepulta.