×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

De mis apuntes

Rescate del espacio público

Carlos López Gámez
~
17 de Marzo del 2017 21:01 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo /
Indudablemente los pueblos que aspiran a evolucionar positivamente de acuerdo con las demandas propias del desarrollo urbano y demográfico, emprenden interrumpidas acciones en aras de reordenar el crecimiento natural o meramente circunstancial de su entorno. Evidentemente lo que trasciende y ejemplifica y debe enaltecer el interés comunal es la mejoría indiscutible en la imagen  urbana y fundamentalmente el rescate del espacio público. 

Para alcanzar las metas y objetivos de un adecuado ordenamiento tanto de la traza urbana  como del Espacio Público y dejando A UN LADO, inclusive rechazar categóricamente las mezquinas influencias de los imitadores de caciques pueblerinos y sus absurdas y vulgares imposiciones, se debe invocar y aplicar todo tipo de procedimientos legales con el único y primordial objetivo de procurar el bienestar de la sociedad, respetando totalmente sus derechos ciudadanos.

Acciones emprendidas no hace muchos años, entre ellas lo ocurrido en el ejercicio administrativo del señor Luis Acevedo Soto, nos legaron testimonios de lo que es un buen gobierno y que atiende las exigencias de una pujante sociedad en la búsqueda incansable de mejores derroteros que se reflejan en beneficios, seguridad y progreso para la comunidad en general. 

Las gráficas que nos transportan en ese tiempo son fiel testimonio de las decisiones fundamentadas para dar paso a un desarrollo, en este caso comercial, de un sector sumamente vital para la evolución de este pueblo. Las fotografías nos dejan una imagen clara de lo que es el rescate de espacios públicos y de su transformación inminente. 

Usted puede observar detenidamente en qué consistió la obra en cuestión. Propicio en su tiempo la recuperación total de varias arterias  del centro citadino, se abrieron otras a la circulación y además se recuperó el mercado Juárez rescatándolo del abandono y transformándolo en un centro de abasto digno de los fresnillenses.

En la gráfica aparece un solar en el cual una parte se hacinaban insalubres puestos de madera y láminas llamado por la conseja “los agachados” en los cuales se expendía lo más variado de la gastronomía mexicana. También se logró rescatar las calles y banquetas atiborradas de los puestos conocidos como las “varillas” que se habían posesionado virtualmente del centro histórico y arterias confluyentes. 

La decisión de la administración, cuyo ejercicio comprendía el trienio 1962-1964 propició la construcción del mercado Hidalgo, inaugurado en diciembre de 1964.

Una breve descripción de lo que era el centro histórico en aquellos días y de acuerdo con la gráfica es la siguiente: en la parte izquierda el mercado Juárez inaugurado en el mes de marzo de 1906. Al norte se construyó el mercado de la carne, el cual se incendia y deja un solar que se utiliza para las vendimias de la cocina popular. Para comunicar los dos espacios se construye un puente, el cual se puede ver en la gráfica.
 
Había una callecita intermedia según se puede apreciar al centro, la calle lateral derecha no existía. El proyecto para el primer mercado Hidalgo y ampliación cubrió los dos lotes (de los agachados y algunas casonas ruinosas hacia el norte). Se adquirió esa porción de tierra mediante expropiación. Al terminar las obras se rescató el espacio público y además nació  la calle Rosas Moreno desde la Concepción hasta la Morelos. 

En 1994 el mercado Juárez fue objeto de remodelación y se concesionó a particulares. En el 2 mil se procede a la demolición  del antiguo mercado Hidalgo y se construye en ese polígono el actual, más amplio, dos niveles y área de tianguis. 

El primer mercado Hidalgo se hizo para albergar a los comerciantes informales que se habían posesionado de las calles y banquetas del centro. El intento tenía su fundamento, sin embargo, nunca se ocupó totalmente. Lo mismo ocurre con el nuevo mercado, su capacidad tan solo es ocupada en un 30 por ciento. Las arterias confluyentes han sido obstruidas. 

Los testimonios gráficos son más que elocuentes. Corresponden a épocas distantes. Tal parece que el tiempo se detuvo. 

Las fotografías reproducen una realidad. Para nosotros es un síntoma inequívoco de un retroceso en el tiempo. La historia registra con evidencias lo que ha estado ocurriendo en cualquier parte del mundo. Sin embargo, aquí todo indica que el pasado no nos permite avanzar hacia un futuro mejor. 

Nos preguntamos ¿para qué destinar recursos a obras que reclama y exige la comunidad? En este caso los servicios públicos y ¿dónde quedan los espacios públicos? Suponíamos que el peatón tiene derechos como obligaciones sobre los pasos de servidumbre. 

Indudablemente estas gráficas son testimonios de la historia. A través de ellos nos enteramos de lo que ocurrió en determinada época. Un pueblo con memoria histórica lo comprende, sin embargo, hay quienes se dan a la tarea de falsear el legado histórico.