×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal

La 'Pax' Zacatecana

Salvador Lira
~
08 de Mayo del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Relieve del Ara Pacis en Roma.
Cortesía / Relieve del Ara Pacis en Roma.

Luis Fernando, primogénito de Felipe V, fue parte de un proyecto de consolidación dinástica borbónica. La constelación de su nombre es en memorial a dos monarcas: Fernando El Católico y Luis XIV.


En gran medida, los gestos, rituales y signos regios fueron cuidadosamente inspeccionados en la idea de entregar un sendero político “adecuado”. 

El matrimonio del príncipe Luis fue en 1721 con Luisa Isabel de Orleans, hija de Felipe duque de Orleans y sobrina de Luis XIV. Las nupcias representaron la unión plena de los borbones, quienes debían mantenerse unidos ante las amenazas de diferentes reinos europeos. 

En Zacatecas, el suceso fue celebrado con diferentes expresiones regias de lealtad. Una de ellas fue un certamen poético el 27 de septiembre de 1722, patrocinado por el conde Santiago de la Laguna José de Urquiola.

Posteriormente, bajo el patrocinio del sucesor de tal título, José Rivera de Bernárdez, se publicó la justa literaria con el título Estatua de la Paz antiguamente colocada en el Monte Palatino por Tito y Vespasiano cónsules, y ahora nuevamente trasladada a los reinos de España y Francia…, impresa en la casa editorial de José Bernardo del Nogal en 1727. 

Los jueces del certamen fueron el conde José de Urquiola, el entonces alcalde de la ciudad José Rivera de Bernárdez, el alcalde Juan Hurtado de Mendoza, Diego García de Argüelles y como secretario el bachiller José de Aguirre Villar.

Este último es quien hace la descripción del argumento poético, así como los resultados de la premiación poética. 

El tema central del texto es la alegoría entre el Templo de la Paz Romana y su reconstrucción en Zacatecas, en el trasfondo de las nupcias. En su base, la historia del Ara Pacis o Templo de la Paz patrocinado por el emperador Augusto, luego de su victoria sobre Galia e Hispania.

Fuera del Ara Pacis, se colocó un obelisco, motivo de fundación solar. En el centro, la diosa Irene o Eirene, diosa griega de la Paz, con la corona de olivo y la espada de fuego. 

En el impreso zacatecano, se rescataron dichos símbolos:

[…] porque lo que veo en este simulacro de la Paz, cuya figura es de una hermosa Doncella, coronada de oliva; en la mano diestra una hacha encendida, quemando con ella dardos, morriones, y otros instrumentos de guerra […].

Irene, la Pax Romana, funda su bienestar en la victoria y caída de cabezas del enemigo. Esa es su verdadera paz, derrotar al contrario. Así la idea de la Pax Zacatecana, la nueva Estatua de la Paz trasladada a los reinos de España y Francia. 

El obelisco –descrito al final del impreso– funda su condición solar en el proyecto del príncipe Luis Fernando: una Paz sobre la victoria del mundo. 

*Escritor e investigador