×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Caminero

NAICM: Despegue económico de México

Bernardo Gutiérrez Navarro
~
26 de Mayo del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En el sexenio del presidente, Enrique Pena Nieto, existe un proyecto insignia, que será fundamental para fortalecer y consolidar el despegue económico de nuestro país: el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM).
Se trata de una obra imponente, cuya construcción se había intentado realizar desde hace más de tres sexenios y que pudo cristalizar la actual Administración con una visión integral, responsable, transparente e incluyente, mediante esquemas de financiamiento que, como afirmó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, blindan su ejecución.
Como podemos apreciar, se trata de una obra prioritaria de gran beneficio, incluso ahora desde su etapa de construcción, ya que representa la generación de 40 mil fuentes de trabajo, mientras que ya en operación se tendrán 100 mil empleos.
Con el NAICM, seguramente México se convertirá en la plataforma logística más importante de América Latina, pues habrá mayor competitividad para el transporte de personas, exportación e importación de mercancías, materias primas, tecnología, y todo lo que ello implica, es decir, será la vía principal que nos conecte con el mundo.
Es por ello, que en una actitud responsable y con visión a futuro, el Gobierno de la República ha hecho especial énfasis en que este proyecto trascienda incluso el actual sexenio, pues no consolidar este aeropuerto representaría la pérdida de inversiones equivalentes al 3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.
Una inversión para esta terminal aérea de 186 mil millones de pesos, 70% de la obra ya contratada con 157 empresas ganadoras de las 118 licitaciones hechas hasta el momento, la emisión de bonos internacionales por 2 mil millones de dólares con cargo al proyecto y una línea de crédito por 3 mil millones de dólares con bancos internacionales aseguran su construcción. La apuesta está hecha y por un México más próspero se debe cumplir.
Y es que el sector aeroportuario ha sido uno de los que más crecimiento ha tenido en el presente sexenio, con incrementos en el pasaje de hasta 50 por ciento y de aproximadamente 41 por ciento en la flota aérea. Es un sector con importantes áreas de oportunidad que el país puede aprovechar para incrementar sus expectativas de crecimiento, sin mencionar que habría mayor competencia en el mercado, en beneficio de los usuarios.
Sin duda, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México será uno de los legados más significativos que deje el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pues resolverá muchos de los grandes retos de transporte en la zona más poblada del país y principal puerta de entrada, pero también estoy seguro de que esta obra creará beneficios que, en cadena, alcanzarán al resto del territorio nacional.