×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Juegos siniestros del internet

Isabel Orendain
~
02 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El internet se ha vuelto una ventana al alto peligro para los más jóvenes.
Cortesía / El internet se ha vuelto una ventana al alto peligro para los más jóvenes.

En julio del 2016 se estrenó en pantalla una película que se llama Nerve, en mi familia la vimos y nos impresionó mucho por el tema y nunca creímos que tan pronto se iba a hacer realidad.


Ésta es una película en donde tratan el tema de los juegos siniestros que actualmente ya están sucediendo en internet y es por todos muy sabido que una de las causas más importantes por la que el estudiante de Monterrey a principios de año mató a su maestra y a algunos de sus compañeros suicidándose él, al final era por su participación en el juego.

En este juego uno de los retos era matar a su maestra y suicidarse al final, lo que se sabe de esta especie de “cofradía” cibernética es qué hay culto a la violencia, la muerte y el suicidio; se trata de un grupo cerrado con cientos de miles de seguidores niños y adolescentes que tienen un leguaje especial y cultivan el odio a y se burlan de tragedias, matanzas o crímenes.

La necesidad de pertenencia a un grupo hace que debido a la exclusión escolar y al bullying que sufren, niños y jóvenes busquen ser aceptados en grupos de redes sociales como éste o el de la ballena azul en Facebook que se anuncian como un “grupo cerrado” de niños entre 12 y 16 años y que tiene más de 200 mil seguidores.

Hay que reflexionar y estar preparados para adelantarnos a nuestros hijos y saberlos orientar ya que no nos podemos quedar con los brazos cruzados pues tristemente la inocencia de nuestros niños es cada vez menor.

Y sobre todo hay que investigar bien lo que están jugando y estar alertas observando siempre lo que ven y hacen, en especial los chiquitos que no tienen la madurez para saber discernir lo bueno de lo malo; en mi caso cuando salió el juego de la ballena azul lo que más me impactó es que mi sobrinita de 10 años ya tenía el conocimiento total de lo que se trataba ese juego y de las consecuencias que tenía. 

Investigando les puedo decir que el nombre del juego de la ballena azul hace referencia a los suicidios colectivos de algunas ballenas, que buscan la orilla para encontrar la muerte.

El reto sólo dura 50 días, pero la forma en la que termina preocupa a las autoridades de varios países del mundo; es un siniestro desafío que invita a niños y adolescentes a superar 50 pruebas (una por día), algunas les obligan a despertarse de madrugada a mirar videos de terror, cortarse el brazo con una navaja o acercarse al borde de un precipicio; la última consiste en suicidarse saltando desde un balcón.

Los primeros casos fueron reportados en Rusia y en los últimos días la policía de México, Brasil, Colombia y otros países en todo el mundo dio la voz de alarma tras la muerte de varios adolescentes y las investigaciones todavía están en curso.

Buscando información me encontré lo que recomienda la Procuraduría General de Justicia capitalina y me parece que es muy bueno lo que dice y recomienda:

1. Ésta participación de niños y adolescentes en los grupos cerrados que hay en redes sociales denotan una “pérdida de valores” y señalan que el perfil de usuarios apuntan a personalidades que pueden ser manipuladas

2. Recomienda reforzar el núcleo familiar con los adolescentes; supervisar constantemente la actividad de los menores en redes sociales, sin violar su privacidad; reforzar el contacto con ellos y hacerles entender que sí existen consecuencias a ese tipo de conductas”.

3. Para prevenir es muy importante que los padres entiendan que los equipos tecnológicos no son niñeras digitales, por lo que es necesario enfocarse en la recuperación de valores y hacerle ver a sus hijos que así como la tecnología tiene grandes ventajas para acercarse al conocimiento, también los puede llevar, haciendo un mal uso, a ser víctimas de delitos como bullying; trata labora o sexual de persona; acoso, sexting o pederastía, ilícitos que pueden cambiar, de manera completa su vida.