×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El albergue, una ayuda para los familiares de los pacientes
Noé Marín 18-06-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Hay pacientes que son internados por varias semanas o meses; el albergue permite a sus familiares acompañarlos en el proceso de recuperación.

La vida de Leobardo Ávalos cambió radicalmente cuando su hermano Juan Manuel sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en un accidente; ya cumplió dos meses y medio viviendo en el albergue del Hospital General de Zacatecas.

Son originarios de la comunidad de Hidalgo, perteneciente al municipio de Loreto; él trabaja como jornalero y su hermano sufre una discapacidad que no le permite tener la movilidad de la pierna y brazo derecho.

Leobardo dijo que el albergue representó un apoyo indispensable para poder acompañar a su hermano en esta difícil etapa de su vida, ya que ahí pudo obtener comida y una cama para descansar.

Con tristeza recordó que, después del accidente, él perdió su trabajo y comenzaron los problemas económicos en su hogar pues él contratista con el que trabajaba le dio la espalda.

Añadió que los momentos difíciles sacan lo mejor de las personas y los apoyos que recibió fueron de sus excompañeros de trabajo, quienes le han dado mensajes de aliento y ayuda económica. 

Expresó que su hermano, debido a la incapacidad que sufre, nunca pudo tener una familia y él es de las pocas personas que lo acompañan.

“La familia es primero y no lo iba a abandonar cuando más me necesitaba”, afirmó.

Aunque al principio buscó otras opciones, explicó que su esposa tuvo que trabajar para mantener a su familia y él sobrevive del apoyo de los voluntariados.

Comentó que hay ocasiones en las que se queda sin dinero para comer o pagar los 20 pesos que cobra el albergue por noche; sin embargo, le permiten quedarse por solidaridad.

También, precisó que ha acudido a la Presidencia Municipal de Loreto y a diferentes organizaciones civiles para obtener los recursos que le permitan pagar el tratamiento de su hermano, ya que requiere de 50 parches para la piel que tienen un costo de 5 mil pesos cada uno.   

Aunque es pesado y a veces no encuentra la salida, Leobardo permanecerá en el albergue hasta que su hermano sea dado de alta y puedan volver a casa juntos.   

En este sitio, agregó, ha conocido a personas que se encuentran en una situación similar o peor a la suya, quienes se convirtieron en amigos y un gran apoyo en los momentos de mayor desesperación. 

El albergue del Hospital General de Zacatecas da hospedaje y comida a cerca de 500 personas por semana; tiene capacidad para 150 habitantes y brinda su servicio a familiares de pacientes de todo el estado.