×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

No a la ociosidad

Isabel Orendain
~
23 de Junio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Pasar demasiado tiempo sin actividad puede perjudicar la salud.
Cortesía / Pasar demasiado tiempo sin actividad puede perjudicar la salud.

Una amiga mía y su esposo se mudaron a otra ciudad y al llegar no tenían ni parientes ni amigos.En lo que se instalaron y se acomodaron pasaron unos tres meses. Después la rutina diaria empezó y él se fue a su trabajo, los dos hijos ya adolescentes se fueron a la preparatoria y ella se quedó sola en su casa.


Con el tiempo libre que le quedaba, se metió a clases de tenis dos horas a la semana y el resto el tiempo lo ocupaba en arreglar la casa y en hacer de comer; con todo y estas actividades a ella de todas maneras le sobraba mucho tiempo.


Se empezaba a sentir mal de salud pues ahora me cuenta que con tanto tiempo libre que tenia toda su vida giraba alrededor de ella y su tiempo lo dedicaba a verse a sí misma y a sus achaques, que muchas veces no eran reales.


Llegó el momento en que empezó a tener depresión, y uno por fuera pensaría que tenia  toda la vida resuelta, una vida que desde fuera se veía muy feliz pero poco a poco se empezó a enfermar.
Su esposo le sugirió y casi la obligó a invitar a sus compañeras de tenis a un café en su casa, a regañadientes lo hizo y allí una de sus compañeras la invitó a colaborar con ella de voluntaria en un orfanatorio y después de dudar un tiempo aceptó.


Como magia pasó tantito tiempo y se le empezaron a quitar los achaques que tenía y poco a poco se le quitó la depresión y se volvió una mujer feliz y plena. Hay que reflexionar y darnos cuenta que la ociosidad, como dicen, es la madre de todos los vicios. 


Este es un caso que nos hace ver que el ser humano nació para producir, para estar ocupado y no ensimismado en sí mismo. A esta amiga mía le dio por los achaques y por la depresión,  pero  hay casos en que surge el vicio del alcohol, el vicio del juego, el vicio de las drogas y otros vicios más.


Hay que tener cuidado si en nuestra familia tenemos gente que no está ocupada o que se la pasa sin hacer nada, perdiendo el tiempo o que es nini o sea que ni estudia, ni trabaja.


Muchas veces todo tipo de personas, desde los jóvenes hasta las personas adultas, caen en este tipo de vicios y achaques por estar de ociosos, por tener monotonías en su vida, por dejar pasar el tiempo y no producir nada; con la ociosidad, la gente se siente tan triste y tan sola que cae con mucha facilidad en estos vicios. 


Está comprobado que hacer algo por los demás acaba rápidamente con la depresión; esto se ve muy claro en el caso de mi amiga, ella ahora es muy feliz y su vida, aparte de su esposo y de sus hijos, tiene otra razón de ser.


Si por algo nos empezamos a sentir tristes, aburridos y deprimidos, abramos los ojos y sinceramente analicemos si estamos de ociosos, si estamos cayendo en la monotonía y busquemos una actividad en donde podamos ayudar y servir a otras personas. No lo echemos en saco roto, México es un país con muchas necesidades y hay muchas instituciones y personas a quienes podemos ayudar.