×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Beatrice Didier, movida por la inspiración
Anahí Encina 25-06-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Valeria Rodríguez / La artista belga parte de los círculos para estructurar sus espectáculos.
Valeria Rodríguez / La artista belga parte de los círculos para estructurar sus espectáculos.

Un espectáculo lleno de sensaciones fue el que presentó la artista belga Beatrice Didier en el Festival Internacional de Performance Corpórea 2017. 

Beatrice Didier viene de una escuela de teatro experimental, a diferencia de todos los artistas de performance que se desenvuelven en artes visuales. 

Comenzó su trayectoria gracias a un viaje por India, en donde descubrió que la esencia de lo que quería hacer estaba fuera del teatro. 

Cuando regresó a Bélgica decidió incorporar sus experiencias en aquel país al teatro, y terminó por añadir sus presentaciones diversos mudras, símbolos hindúes, para conectarse con su público. 

“Dejé de hacer teatro porque para mí es un producto, compras una entrada, te sientas a ver algo y eres un consumidor, me di cuenta que lo que a mi realmente me interesaba era el proceso”. 

Didier cree que la esencia del performance está en conectar el cuerpo con el espacio, así como la unión entre el alma y la mente y de la vida con el arte, sin separarlos. 

“Aún medito en la esencia del performance y el arte acción, en algunos lugares se considera todo un ritual, para mí es una conexión del todo, pensamiento, alma, espacio, vida y cuerpo, es un arte del momento, el performance no tiene separación de la vida”. 

Para Didier la presentación en Corpórea tuvo muchos significados y fue muy especial; la invitación la recibió de Elvira Santamaría, una reconocida artista de performance mexicana que radica en Irlanda. 

Santamaría está en proceso de obtener su nacionalidad y por el proceso migratorio no puede visitar su país de origen y luego regresar a Europa. 

“Para mí es absurdo que ella sea mexicana y no pueda regresar, es la misma situación en Europa y en Estados Unidos, la idea de las fronteras no he podido sacarla de mi mente”. 

Al llegar a Zacatecas observó las paredes de la Ciudadela del Arte y le pareció que funcionaba perfectamente con la idea de las fronteras. 

Otro elemento importante en su performance en Corpórea fueron los círculos que se encuentran en el lugar y que nadie los toma en cuenta. 

Beatrice Didier nunca sabe que es lo que sigue en su carrera como artista, lo único que sabe es que un tema recurrente que encuentra a su paso es la idea del círculo y prefiere que los lugares a los que llega la inspiren para hacer algo nuevo.