×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Olor a muerte y azufre invade Jerez
Quitzé Fernández Bonilla 05-07-2017 22:09 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




David Castañeda / El pasado lunes Javier ingirió una alta dosis de fosfuro de aluminio
David Castañeda / El pasado lunes Javier ingirió una alta dosis de fosfuro de aluminio
David Castañeda / El pasado lunes Javier ingirió una alta dosis de fosfuro de aluminio

JEREZ.- A Javier de la Rosa le salía humo del cuerpo porque se quemaba por dentro, de su boca expulsaba espuma y todavía alcanzó a explicar que había tomado una dosis de fosfuro de aluminio, lo suficiente como para controlar una plaga en un cultivo de 20 hectáreas. 


Era lo suficiente para matar una yunta de 10 vacas, contó un vecino del lugar que percibió un olor a azufre, como si en la casa de colonia 20 de Noviembre habitara el diablo. Quien lo encontró tirado, alcanzó a escuchar que Javier, en una alucinación producto de la borrachera y la agonía, decía que el frasco estaba en su mesa de trabajo, donde faltaban dos pastillas de pesticida que se aplican a la tierra con una cápsula de fierro. 


Juan Carlos Jiménez Rojas, Coordinador de Protección Civil, contó invade que recibieron una llamada telefónica a las 10:15 de la mañana del lunes, alertando sobre la presencia de una persona intoxicada afuera de una casa. 

 

“Estaba en estado etílico, le sacamos un poco de respuestas. Nos dijo que consumió unas pastillas de maíz”, indicó. 


Javier de la Rosa, de 40 años de edad, entró al área de Urgencias del Hospital  General consciente, pero tuvieron que aislar las áreas de Shock 1, 2 y 3 de la clínica porque estaban contaminadas por los gases que expedía el cuerpo. 


Los tres paramédicos de Protección Civil del Municipio, tuvieron que incinerar su ropa contaminada y lavar la ambulancia. A las 13:30 horas del lunes, Javier de la Rosa falleció, y a las 21:00 el hospital empezó a funcionar de manera cotidiana. 

 

No había nada que hacer 

Juan Carlos Jiménez Rojas tuvo que llamar por teléfono a especialistas de SINTOX, Servicio de Información Toxicológica, para manejar el caso.  

 

“Ese tipo de químicos no hay cura, no hay nada. Es altamente tóxico”.


Tuvieron que evacuar a cuatro familias vecinas en lo que limpiaban la casa donde vivía Javier de la Rosa, y entrar con trajes encapsulados apoyados de respiradores. Encontraron que otras 5 pastillas se encontraban activas a causa de la humedad. Tampoco se practicó necropsia por el peligro al manipular el cuerpo, y fue trasladado directo a enterrarlo a Colotlán, Jalisco, de donde era originario. 

 

Evacuaron el hospital

Juan Antonio Caldera Alaniz, director de Protección Civil del Estado, recibió la alerta por parte de la corporación en Jerez, de que un hombre había muerto por ingesta de un pesticida. La recomendación fue evacuar de manera preventiva el Hospital General.

 

“En el hospital, personal de urgencias decidieron que no entrara el paciente, ya que expedía tóxico y cerraron un área. La ambulancia que lo trasladó se quedó en cuarentena”, expresó. 


Ahondó que en la casa de Javier de la Rosa encontraron un frasco de fosfuro de aluminio.

 

“El frasco tuvo que ser removido con equipo especial, se llama encapsulado, lleva tanque autónomo para sustancia químicas, se apoyó al Municipio y se entregó el frasco al Ministerio Público”.


La recomendación fue que el cuerpo no se velara, no se cremara. Fue entregado a familiares que lo reclamaron desde Jalisco en un féretro sellado


“No es muy común que estas pastillas se activen dentro de una persona, sólo en lugares abiertos. Expide un olor tóxico que es peligroso”, manifestó. 


Los frascos de fosfuro de aluminio en tiendas de pesticidas del municipio van de los 200 a los 1000 pesos, depende de la dosis. Quienes conocieron a Javier de la Rosa contaron que no tenía amistad con los vecinos, era divorciado y tomaba mucho, llegaron a pensar que se había quemado, de su casa salían olores a químico.