×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

La autoridad exige se cumpla con el reglamento de policía

María Auxilio Maldonado Romero
~
25 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Panorámica de la ciudad de zacatecas de Adolfo Villaseñor.
Cortesía / Panorámica de la ciudad de zacatecas de Adolfo Villaseñor.

En época reciente, el Centro Histórico de nuestra ciudad ha sufrido las consecuencias de la proliferación de los comercios mejor conocidos como antros, sobre todo en el primer cuadro de la capital, aprovechando que es área turística, además por su bella arquitectura.


Con ello se ha alterado en gran medida el orden público, obligando a quienes habitan en esta área y tienen la posibilidad de hacerlo buscar como medida extrema un lugar  más tranquilo en donde vivir. 


Hace unos días en este medio de comunicación impreso, leí la nota de que un negocio de las características arriba señaladas, ubicado en uno de los callejones de mayor tradición de la ciudad, perdieron el amparo interpuesto por sus representantes legales, a la demanda judicial de la asociación de vecinos, a causa del excesivo ruido y la construcción e instalación del bar, sin la consulta ciudadana.


Tomando también en cuenta la gran incidencia de menores de edad que se ha manifestado últimamente en el Centro Histórico de esta ciudad capital, mismos que acuden a los centros de diversión llamados antros; a la autoridad correspondiente no le queda otra opción más que reforzar las medidas de seguridad para evitar con ello las consecuencias que de este caso resulte.


Lo anterior no es un tema exclusivo de esta época, ya que lo podemos constatar más adelante en el manuscrito de 1880, en donde aborda este tema que irrumpe con la tranquilidad del Centro Histórico que se ha visto amenazado con la instalación de estos establecimientos, que si bien aportan a la economía de sus propietarios, vienen a romper con la armonía de la vida nocturna de quienes por décadas habitan en estos lugares.

“Noviembre veintiocho de mil ochocientos sesenta y nueve. Visto este juicio de amparo promovido por Esteban Sánchez, contra actos de la Jefatura Política de esta ciudad, que le ordenó cerrara a las diez de la noche la cantina que tiene contigua al Teatro Calderón, con lo que considera el quejoso violada en su persona la garantía que otorga el artículo 4° de la Constitución.


Visto el auto que se negó la suspensión provisional solicitada, el informe con justificación rendida por la autoridad responsable, el pedimento fiscal y alegato, con todo lo demás que verse debía.


Considerando que el Jefe Político de esta ciudad al dictar la orden de que se queja Sánchez, no le prohibió el ejercicio de su industria, sino que le exigió el cumplimiento de lo preceptuado en el artículo 43 del capítulo 3°, del reglamento de policía, por lo que ese procedimiento es legal y en la forma que se establece el artículo 4° de la Constitución y en consecuencia no importa violación de garantías individuales”.

AHEZ. Fondo: Colección Arturo Romo Gutiérrez. Libro El Defensor de la Constitución. Tomo 1V, segunda época, 20 de enero 1880, número 9, página 3.

Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas.