×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El ABC: Qué hacer con tu mascota

Excélsior
~
30 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Te damos algunos consejos para evitar la ansiedad de los perros al separarse de sus dueños
Excelsior / Te damos algunos consejos para evitar la ansiedad de los perros al separarse de sus dueños

MÉXICO.- Lo que comienza como un cuento de hadas al decidir tener un perrito en casa puede convertirse en una pesadilla si se tiene que  quedar solo. Es decir, sufrir de ansiedad por separación.

Mientras algunos canes pueden quedarse solos mientras sus dueños salen de casa, otros padecen ese momento y su ansiedad se transforma en un desastre: sillones o cojines mordidos, basura fuera de sus contenedores o incluso ladrar y llorar durante todo el día. Los dueños salen con culpa o preocupación o incluso recortan el tiempo que pasan fuera de casa.

De acuerdo con César Millán “en la naturaleza, los perros casi nunca están lejos de su manada. Es nuestro deber ayudarles a hacer que esta situación antinatural sea menos estresante”.

DÉJALE ALGO TUYO

Cuando los perros son cachorros, por lo general se les deja una playera para que no lloren. Los canes aman el olor del dueño. Incluso se pueden sentir seguros con un muñeco de peluche con el que hayan jugado juntos.

KONG

Para muchos, los Kong son los mejores juguetes para perros. Además de resistentes también los mantiene ocupados. Está diseñado para ser rellenado con comida, lo que provocará que el can permanezca ocupado por horas. 

“Se recomiendan rellenar el kong en diversas capas de alimento, por ejemplo: un poco de paté para perros, golosinas blandas, otro poco de paté, etc”, se señala en Expertoanimal.com. 

Para vacacionar

En época de vacaciones es bueno salir con el perro, así lo sacan de la rutina, lo cual se reflejará en su comportamiento posterior.

Si viajan en auto:

Si la mascota no puede ir en la parte  trasera y tiene que viajar a tu lado, existen unas sillas especiales para ellos que se adaptan al asiento y cinturones de seguridad. 

Si el carro tiene espacio suficiente entre el asiento trasero y el parabrisas, puede viajar ahí. Basta colocar unas mantas como si fuera una cama para que pueda dormir.

Si no está familiarizado con un auto, subirlo con el motor apagado. Pasados unos días, llevarlo a dar paseos cortos a un lugar divertido, para que asocie el viaje con diversión. Después extender el tiempo en el auto para que conozca los sonidos y no se asuste.

No alimentar a la mascota justo antes de salir de viaje. Darle de comer al menos tres horas antes. Llevar algunos juguetes u objetos que le guste masticar para el camino, para calmar su ansiedad. 

Ponerle una placa de identificación al bajarlo del auto y asegurarlo con la correa.

Nunca dejar al perro solo en el auto, puede sufrir un golpe de calor. En caso de que necesite quedarse por poco tiempo, bajar un poco las ventanillas del auto y buscar un lugar con sombra para estacionarse.

En el trayecto, detenerse cada dos o tres horas para que la mascota pueda estirar las patas y hacer sus necesidades fisiológicas (las cuales se deben recoger en una bolsa). Es muy importante darle agua.

Nunca darle pastillas para mareo sin consultar al veterinario.

En avión:

Dependiendo de la disponibilidad, perros y gatos son permitidos en cabina o en la bodega del avión, pero hay ciertas condiciones que se deben cumplir.

Portar los documentos necesarios para el transporte de la mascota en vuelos nacionales e internacionales (cartilla de vacunación, desparasitación y certificado de sanidad). Firmar el formato responsivo en mostrador en el aeropuerto, así como  cubrir el cargo correspondiente por este servicio.

Llevarlo en una jaula aprobada para transporte aéreo, totalmente cerrada y que mida máximo 44 cm de largo, 30 cm de ancho y 19 cm de alto (17.5 x 12 x 7.5 pulgadas).  La mascota se debe pode parar y moverse dentro. (Entre el peso del animal y la jaula, no sobrepasar los 10 kilos).

La jaula deberá ir en el piso, frente al dueño. La mascota no puede salir de ella durante el vuelo por ningún motivo. La jaula deberá estar asegurada al momento del abordaje mediante un cincho de plástico, el cual será proporcionado en el aeropuerto

Al viajar con la mascota en cabina se necesita el certificado de un veterinario con una vigencia máxima de 10 días antes del vuelo, que acredite que su estado de salud es apto para realizar el viaje. En caso de que tu mascota viaje en bodega, la vigencia del certificado veterinario es definida por la entidad sanitaria de cada país.

Las autoridades sanitarias de los países o ciudades de destino y conexión pueden solicitar documentación específica. La mascota no puede viajar sedada.

En autobús:

El traslado de perros  está contemplado en los “Términos y Condiciones” de todas las empresas de transporte terrestre de larga distancia en México, lo que significa un avance con respecto a otros países. Cada línea tiene sus distintas normas y restricciones.

La mascota debe ser siempre documentada antes de abordar. El viaje en el que se trasladará la mascota no puede durar más de 8 horas. En ADO, el traslado no tendrá costo extra si la mascota no sobrepasa los 25 kg. El cobro se manejará conforme a las tarifas de exceso de equipaje.

El contenedor donde se transportará la mascota, deberá ser proporcionada por el pasajero.

El pasajero es responsable de la presentación de todos los documentos relacionados con el animal, como certificado de vacunas, de salud o certificados de importación si es necesario.

No se aceptan mascotas cuando la temperatura existente o prevista en cualquier punto del itinerario supere los 30º C. De esta forma, se pretende la máxima seguridad en caso de que se produzcan retrasos, cancelaciones u otras situaciones no programadas.

Si el perro viajará por primera vez en autobús, se debe probar la adaptación en la transportadora.

¿Si no se puede viajar con el perro?

Existen varias opciones. Si ningún familiar o vecino se pueden quedar con ellos, lo más viable (dependiendo del presupuesto), son las pensiones y los ahora llamados hoteles para perro.

En muchos de estos establecimientos, las mascotas son tratadas como auténticos reyes. Incluso tienen dietas especiales y se divierten al convivir con otros perros, siempre con la supervisión depersonal calificado.

Las mascotas están protegidas con servicios veterinarios durante su estadía.

El tamaño del perro y el cuidador que elijas determinará el costo del servicio. Por ejemplo: para perro chico la estadía costará entre 100 a 200 pesos por día. A través de Facebook o correo electrónico, el dueño recibirá fotos y videos del perro todos los días que permanezca bajo su resguardo. El costo varía dependiendo la temporada del año que elijas. 

Éstas son sólo algunas recomendaciones, pero en línea hay cientos. Es necesario consultar  con el veterinario y sobre todo con el bolsillo, la opción que más convenga.

ENTRENAMIENTO EN TRANSPORTADORA

El blog Instituto Perro señala que este tipo de entrenamiento data de la idea de que los perros, cuando estaban en su estado salvaje, tendían a hacer madrigueras para mantener a sus crías a salvo, por lo tanto, la transportadora o jaula pueda ser vista como un espacio seguro.

Cuando este tipo de entrenamiento se hace correctamente, el perro aprende que ése es su lugar seguro, está cómodo dentro y se siente tranquilo ahí”.

PASEOS COTIDIANOS

A veces levantarse más temprano de lo acostumbrado puede ser complicado. Pero iniciar el día llevando al perro a dar un ligero paseo puede evitar muchos dolores de cabeza. De acuerdo con César Millán para hacer el “paseo aún más riguroso, utilizar una mochila para perro con peso extra. Después, recompensa la energía calma y sumisa del perro con comida y agua”, explica.

La idea de esto es que el perro aprenda a estar calmado, en reposo y en silencio mientras el dueño  está ausente. Si además se incluye una sesión de juegos diaria, el perro estará mucho más en equilibrio y esto ayudará a que se quede más en calma cuando está sólo.

CALMA ABSOLUTA

Es inevitable quererse despedir o saludar al perro cuando se sale o se llega a casa. Sin embargo, por la tranquilidad del animal, no hay que hacer alarde al salir o volver a casa. De ese modo, “estarás comunicando a tu perro que el tiempo de separación no es gran cosa”.

Dependiendo de la gravedad de la ansiedad del perro, señala Millán, “es posible que tengas que practicar esta regla durante cinco minutos o hasta una hora antes de salir y cuando regreses”.

Una vez que esté calmado, el perro se puede apapachar. En caso de que sea el dueño quien se pone triste, la opción es no despedirse de la mascota antes de irte, el perro no se molestará si no se le dice “adiós”.

También tratar de mantener la energía en calma y comenzar a dejar al perro por periodos cortos de tiempo hasta que aprenda a estar solo y sin conflicto.

NORMAS EN LAS VACACIONES

  • A pesar de estar en vacaciones,  las normas que existen en casa se deben aplicar.

  • Hay que evitar modificar los horarios de comidas y paseos, así como realizar cambios bruscos en su dieta, para evitar trastornos gastroentéricos.

  • Evitar ejercitarlo o pasearlo durante las horas de mayor temperatura.  Darle siempre agua para beber y poder humedecerle el pelaje. 

  • Si el perro no está acostumbrado a pisar la arena de la playa o terrenos calientes, se puede poner  una toalla o colchoneta que haga más confortable su estancia ahí. 

  • En caso de visitar algún lugar cercano al campo es necesario vigilar que las garrapatas y los mosquitos no lleguen a picar al perro. Seguir las recomendaciones del veterinario para desparasitarlo interna y externamente posterior al viaje.