×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal

'Vida ejemplar...' de Antonio Núñez de Miranda

Salvador Lira
~
31 de Julio del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Grabado de Antonio Núñez de Miranda en el libro Vida ejemplar...
Cortesía / Grabado de Antonio Núñez de Miranda en el libro Vida ejemplar...

El jesuita Antonio Núñez de Miranda es una de las figuras culturales más importantes de la segunda mitad del siglo 17 en la Nueva España.

Si bien, la mayoría de sus referencias hablan de la relación con Sor Juana Inés de la Cruz, esto es apenas un capítulo de su amplia actividad. Se destaca por confesor de virreyes, maestro, literato, calificador o sermonista. 

Núñez de Miranda nació en Fresnillo el 4 de noviembre de 1618. Según el Libro de partidas sacramentales de 1613-1621 del Archivo de la Parroquia de la Purificación de Fresnillo, fue bautizado el 19 de noviembre de 1618, en compañía de su padre el capitán Diego Núñez de Miranda y su madre Gerónima de Valdecañas. 

Su formación, actividad eclesiástica, algunas obras literarias, relato de sus exequias, así como la exaltación de sus virtudes fue retratada en la obra Vida ejemplar, heroicas virtudes, y apostólicos ministerios del V. P. Antonio Núñez de Miranda de la Compañía de Jesús… por el jesuita Juan de Oviedo, rector del Colegio de San Ildefonso de la ciudad de México.

Fue impreso, a siete años de la muerte del fresnillense, en 1702, en la casa editorial de los Herederos de la Viuda de Francisco Rodríguez Lupercio.  

El impreso se compone de dos libros del mismo título: De la vida, y virtudes del venerable padre Antonio Núñez de Miranda, ambos divididos por capítulos.

En el primero se habla de los primeros años del fresnillense, desde su nacimiento, hasta el ingreso a la Compañía.

El segundo, es un recuento de sus obras, virtudes y últimos días. Es un texto literario en tono hagiográfico, en cierto modo con una disposición cronológica. 

Del segundo libro, está el capítulo Dase noticia de la Madre Juana Inés de la Cruz a quien hizo Religiosa el P. Antonio. Ahí, brevemente se describe la consulta de Sor Juana para su ingreso a las carmelitas y luego a las jerónimas y la polémica con Manuel Fernández y la Carta a Sor Filotea.

El final del impreso está anotado con una breve descripción de las exequias y el túmulo. El entierro fue el viernes 18 de febrero de 1695. 

El 20 de abril en el Colegio de San Ildefonso se realizaron las exequias. El túmulo era de seis varas, con cuatro pirámides de cuatro varas en lo alto.

En el centro, en la segunda grada, se puso una tumba con un espacio para que la rodearan el Preste y los ministros. En frente de la primera grada se colocó un elogio sepulcral latino y una tarja.

A las exequias asistió el virrey Gaspar de la Cerda y Mendoza conde de Galve. La vigilia y misa cantada la dio el doctor Alonso Alberto Velazco, arzobispo de Manila y alumno de Antonio Núñez de Miranda. 
 

*Escritor e investigador