×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cárceles en Zacatecas; reincidencia, armas y policías

Rodrigo Reyes
~
02 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ayer se publicó la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) cuya población objetivo son todas las personas de 18 años o más privadas de la libertad. 
La CDMX concentra el mayor número de reclusos (28,520) mientras que Zacatecas se encuentra en la parte inferior de la tabla con 1,492 personas privadas de la libertad, de las cuales 43% tiene entre 18 y 29 años. 
En realidad, las estimaciones producidas por esta encuesta no son alarmantes para Zacatecas, pero hay al menos dos puntos que merecen nuestra atención. El primero son los delitos que fueron cometidos previamente por las personas privadas de la libertad en el estado.
Se estima que el porcentaje de reincidentes en el estado es de 18%. En la CDMX se estima que este porcentaje fue de 44.9%. Lo que resulta interesante es que, a diferencia de la mayoría de los estados, en Zacatecas gran parte de los reincidentes (12.9%) fue detenido anteriormente por portación de armas de fuego. 
Bajo el nuevo sistema penal acusatorio, la portación de armas de fuego será castigada de manera menos severa. Esto es importante porque la posesión de armas de fuego está asociada con otros delitos como la delincuencia organizada. Por ello, sanciones más laxas pueden permitir que miembros de grupos criminales se incorporen de nuevo con mayor rapidez. 
El segundo punto está relacionado con quienes son los reclusos. La encuesta estima que el 11.2% de las personas privadas de la libertad en Zacatecas sirvieron como policías o militares antes de ser detenidos. El dato resulta especialmente importante dado el actual debate acerca de la calidad de los policías en Zacatecas. 
En resumen, la encuesta posiciona a Zacatecas en media tabla en casi todos los indicadores. Existen, sin embargo, varios focos de atención que tienen que ser analizados. Si pensamos en la reincidencia por posesión de armas, mezclada con policías que se van a la cárcel y consideramos que los detenidos en el estado son en mayoría jóvenes, podríamos darnos cuenta del caldo de cultivo que se puede gestar para el crimen organizado.