×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El tabarete

Nunca sabemos

Alejandro Castañeda
~
10 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En redes sociales el ingenio y la crítica no se hicieron esperar.
Cortesía / En redes sociales el ingenio y la crítica no se hicieron esperar.

Fachas vemos y mañas no sabemos, frase muy discriminatoria, pero que lamentablemente es muy utilizada y más con quienes les gusta ser diferentes al resto.


Y es que en esta sociedad tan estigmatizada y estigmatizadora, todos juzgamos de mala forma, mal a lo alternativo y bien a lo trajeado.


Es muy común que si llega un chavo con pantalones holgados, tenis, camisa larga y con gorra, se le diga que es un potencial delincuente, pero ¿Qué hay con las personas que visten de traje, son deportistas y artistas reconocidos que pactan con el crimen?.


Ayer el Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió un listado de personas que tienen vínculos con el crimen organizado donde aparecen, Rafa Márquez y Julión Álvarez.


Dos figuras públicas que han sido mencionadas por algunos gobiernos como ejemplos para la juventud, y vaya que fachas vemos y mañas con el crimen no sabemos.


Inmediatamente se hizo una noticia viral que reprodujeron a diestra y siniestra páginas serias, y no tanto, de espectáculos y deportes.


Julión decidió hacer un video aclaratorio, donde dijo que se asesoraría porque piensa que puede ser una jugada de envidia, celos o hasta política, una reverenda estupidez, ya que se trata de una institución seria de Estados Unidos la que sacó el listado y no TV Notas.


Pero pues si no sabe quién fue Pancho Villa, no se podía esperar más.mRafa ha sido varias veces vinculado a amistades peligrosas, como otros deportistas; sin embargo, es citado como ejemplo para los jóvenes.


La apología al crimen, en muchas ocasiones va disfrazada muy bien detrás de un balón y una casaca deportiva, o se descara con apología al crimen organizado en letras de canciones, Rafa y Julión.


Ahora sí que aquí aplica la típica frase de uno no es nadie para juzgar, porque para eso están las cortes estadounidenses. Y pues de mientras hay que seguir con nuestras vidas chidas y pensar en si nos involucramos o no.