×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted ya se vacunó contra la influencia?

Dan último adiós al pequeño Ubaldo
Silvia Vanegas 11-08-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Silvia Vanegas / Los habitantes de Susticacán siguen consternados por lo sucedido.
Silvia Vanegas / Los habitantes de Susticacán siguen consternados por lo sucedido.

JEREZ.- Con música,  globos y flores,  familiares y amigos dieron, entre lágrimas, el último adiós al pequeño Ubaldo, cuyos sueños quedaron truncados a manos de un hombre que le arrebató la existencia disparándole con un arma de fuego en el vientre.


En el patio de su escuela Francisco García Salinas ya no se escucharán sus risas; su mochila y útiles quedaron guardados, así como el atuendo que luciría en la danza de la tierra de sus abuelos, en Susticacán donde pasaba sus vacaciones y  llevaría a cabo uno de sus más grandes anhelos: danzar en la fiesta  patronal.


El cuerpo del pequeño asesinado de un balazo en el municipio de Susticacán la madrugada del miércoles, fue velado en la Funeraria La Esperanza. La mamá de él se encuentra muy afectada por los acontecimientos que ensombrecieron la fiesta de 15 años a la que había acudido.


Su papá, cantinero del bar Carta Blanca, relató que su hijo había ido al municipio mencionado a pasar las vacaciones con sus abuelos.  Sus compañeros del tercer grado de primaria en la escuela, aún no pueden creer lo que sucedió. Lo calificaron como un niño muy alegre y aplicado. 


Despiden al pequeño Ubaldo 

Este jueves, antes de que las campanas de la parroquia de la Inmaculada Concepción dieran la última llamada a la misa, arribó el cortejo fúnebre que llevaba una pequeña caja blanca y era rodeada por niños; amigos y familiares que con sus caritas tristes parecían no comprender que ya no le verían más.


Su padre se queda con miles de anécdotas y vivencias, pues a pesar de que era el segundo de sus hijos  fue quien más lo acompañaba, con un nudo en la garganta y los ojos heridos por el llanto recuerda: “no se me despegaba, siembre andaba conmigo ”. 


Algunos compañeros del tercer grado de la escuela en la que Ubaldo iniciaba su formación académica, portaban sus uniformes y llegaron con decenas de globos blancos, los que liberaron en el cementerio para despedir a su amigo, uno de los mejores de su clase, que nunca regresó de las vacaciones y  de quien su butaca quedará vacía.

La muerte del pequeño consternó tanto a la población de Susticacán, municipio del cual es originaria su madre, así como en Jerez donde  tenía su domicilio que reunió a pobladores para despedir al menor. 


En las calles de Jerez, muchos amigos de Ubaldo lo acompañaron e en su último recorrido por las calles, donde fue despedido bajo un cielo gris y las notas de una banda que entonaban la melodía Te vas Ángel mío. 

 

El asesino sigue prófugo 

Mientras que la familia se encuentra destrozada por la pérdida del niño, elementos de la policía trabajan para atrapar al presunto responsable quien continua prófugo después de destruir los sueños de una niño y su familia.  


El hombre que disparó al niño aún no ha sido capturado por las autoridades, quienes no han dado mayores detalles para su identificación.


La tragedia que enlutó al pueblo ocurrió porque el pistolero discutió con el tío de Ubaldo en una fiesta de quince años en Susticacán, y al tratar de agredirlo disparó contra el niño, quien murió camino al hospital.