×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Volver a casa o buscar el sueño americano
Alejandro Castañeda 12-08-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / Santos, migrante hondureño anhela volver a reunirse con su familia, que ya esta en E.U.A.

Entre los carros y camiones de la avenida Reyes Heroles, un migrante vende mazapanes a los conductores, para obtener algo de dinero y poder comer, es Santos quien quería llegar a Estados Unidos, pero las dificultades hicieron que abandonara ese sueño.

Es originario de Honduras, tardó un mes en llegar a Zacatecas, donde decidió estar un tiempo y reflexionar sobre si alcanzar a sus hermanos y a la mamá de su pequeño, quienes se adelantaron.
Con esta es la cuarta vez que intenta llegar a la frontera norte, en otras tres ocasiones lo habían deportado apenas ponía pie en México.

Como las otras veces, volvió a cruzar por el Tenosique, municipio del sur de Tabasco, colindante con Guatemala.

Recuerda, que en uno de sus intentos tuvo que caminar dos noches y dos días bajo las inclemencias del tiempo con su hijo y su novia, ya que los camiones guatemaltecos no los quisieron subir por la falta de documentos.

Se instaló en Zacatecas y comentó que tiene un permiso provisional del Instituto Nacional de Migración, con el cual puede vender los mazapanes sin tener que esconderse de las autoridades.

Lo más lejos que ha llegado fue a Monterrey, donde lo trataron de mala forma, ya que a sus compañeros de viaje los asaltaron y a él, lo agredieron y le gritaban cosas como: quédate en tu país.
Por eso, eligió  Zacatecas por la amabilidad de la gente, pero a pesar de las bondades ha tenido que lidiar con la falta de trabajo y con los zacatecanos que se hacen pasar por migrantes.

Santos habla con dificultad el español, ya que su lengua natal es el garífuna, un dialecto indígena que nació en las Antillas, sin embargo aprendió pronto palabras “mexicanas” que lo ayudan a socializar.

Antes de volver a la avenida Reyes Heroles de la capital, afirma que ya no quiere ir a Estado Unidos pues todo se está complicando y el camino puede ser más peligroso.

Todos los días antes de iniciar sus actividades eleva sus plegarias para que sus familiares estén bien y que pronto se puedan reunir, pues aunque la travesía es complicada, aun sueña con tener entre sus brazos a su hijo y sus esposa.