×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Emprendedores zacatecanos comparten sus experiencias

Daniel Torres
~
15 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Los participantes formaron parte de las Fuckup Nights.
Daniel Torres / Los participantes formaron parte de las Fuckup Nights.

Trayectoria, éxitos, pero sobre todo los fracasos, fue de lo que hablaron cuatro emprendedores zacatecanos en Fuckup Nights en La Diez Terraza Bar.


Fuckup Nights es un espacio donde diversos talentos narran su paso por el mundo laboral.
En cada participación se responden las preguntas: ¿Quién soy?, ¿qué hice mal?, ¿qué aprendí?, ¿cómo afectó mi vida personal?, ¿qué haría diferente?, y se finaliza con una moraleja.


Lucy Gallegos fue la primera en el micrófono; es responsable de Administración y Estrategias de Venta en Party Place y Beca Alquiler.


Ella habló de la poca planeación con la que abrió su primer negocio y cómo eso perjudicó el crecimiento; así tuvo que cambiar de ubicación e iniciar un estudio de su mercado meta.
Gustavo Zamora fue el siguiente frente al público; es planeador de eventos y fundador de Épica Vida Social.

“La gente no confiaba en que un equipo de Zacatecas podría hacer un gran evento, teníamos que decir que éramos de San Luis Potosí”, dijo recordando el ambiente de la ciudad hace 8 años.


Aseguró que le apasiona ser parte de uno de los días más importantes en la vida de sus clientes, ya sea por una boda o cualquier fecha especial.


Llegó el turno de Carmelo Piña para relatar su experiencia; inició al contar que hace 17 años emprendió con un negocio de dulces a domicilio, el cual fracasó dos años más tarde por falta de dedicación.


Actualmente es gerente de Gas Campanita y aseguró que sus principales motores son la familia y las ganas constantes de cosechar éxitos.


Finalmente, la artista visual, Susana Salinas cerró con una divertida participación donde aseguró que desde que era pequeña sabía que quería dedicarse a pintar, sin tener en cuenta que era algo llamado arte.


Relató que en su infancia vendía dibujos de máscaras de luchadores a 1 peso, para salir de la escuela y correr a un establecimiento de maquinitas.


Dijo que la carencia estimula la creatividad y que su papá fue un pilar muy importante en su crecimiento artístico y personal.


Concluyó al decir que es feliz con lo que hace y que sin duda la práctica la ha colocado en el punto donde está; un punto donde su obra es valorada por la crítica y por los compradores.