×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cosas de Jerez

Las condiciones del entorno político

Javier Torres Valdez
~
15 de Agosto del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




No existe un solo político en el mundo, que haya tenido la aprobación de todos los habitantes de su gobierno.


Decíamos en uno de nuestros escritos que el mayor conflicto con los gobiernos electos, procede de los grupos que: No pudieron entrar o que no quieren salir.


Los trabajos que se generan en el entorno político, son generados por la simpatía de quien lo recibe por gratificación o como pago a trabajos realizados en la campaña y ante la falta de empresas generadoras, que multipliquen los empleos y surgen como fuente principal, los gobiernos federales, estatales y municipales.


Y cuando esto sucede, si los favorecidos con una “chamba”, donde bien se gane, sin trabajar mucho, son audaces y disciplinados, tendrán la oportunidad de “jugársela” en el siguiente proceso electoral, donde sin gastar los recursos propios, pueden verse beneficiados si la “voluntad popular, aunada a su padrinazgo, los favorece con el voto”.


Pero en los funcionarios de cualquier nivel jamás se ha visto que gocen del 100 por ciento de la simpatía de su pueblo, estado o nación, aparte de que la oposición quiera restarles popularidad, acusándolos de cualquier cosa imaginable.


La ciudadanía acostumbrada a la guerra sucia encuentra placer en la práctica de este juego al que muchos elementos de la prensa también participan, utilizando sus columnas, sus opiniones y hasta sus entrevistas tendenciosas para aumentar sus ingresos en un ley utilizada en los medios, pero no escrita, en donde se menciona que se cobra por decir (lo que sea) o por callar lo mismo.
Y surge de nuevo la afirmación de que “No hay políticos perfectos porque no hay ciudadanos perfectos”. 


Gobernantes y gobernados, por su misma condición humana están expuestos a fallar, a olvidar o a errar en sus apreciaciones y en sus consecuentes decisiones. 


Pero veamos: Según El Peje, en caso de organizarse exitosamente el Frente Opositor, solo estará representando a La Mafia del Poder, aunque puede decirse que contra  ella, López Obrador estará representando a La Mafia del no Poder.


Los siguientes párrafos se originaron en la vicepresidencia de la Cámara de Diputados.
El intolerante, de acuerdo con analistas de la personalidad, puede tener uno o varios de estos rangos:


1) Es fanático, considera su creencia como la única verdad posible y buscará siempre la hegemonía de sus ideas.
2) Es rígido, su cariz psicológico le propicia ansiedad para combatir cualquier idea diferente.
3) Se cree experto en todo, se considera autosuficiente para retar a cualquier que pueda exponer un punto de vista diverso al suyo.
4) Es muy difícil que escuche, arrebata la palabra, con la idea siempre de ganar cualquier debate.
5) Su mundo es monocromático, dado que, es incapaz de aprender de otros sólo ve en su entorno buenos y malos, donde desde luego, asume el papel de líder de los buenos.
6) No es el mejor para lo espontáneo o imprevisto, por su rígida personalidad vive estresado esperando que sus resultados sean los planeados, experimenta por lo mismo intensos momentos de frustración.


Derivado de este esquema, quien escuche completa la última entrevista que dio este personaje a Pepe Cárdenas, en el espacio radiofónico vespertino de Grupo Fórmula podrá coincidir en que AMLO es intolerante, y que está actuando de forma idéntica al presidente Donald Trump, que todos los días descalifica el trabajo de los periodistas de su nación, a los que acusa de sólo dar malas noticias.


“Y ya no sigan calumniando ustedes –hablando al entrevistador y a los periodistas-, se los digo con todo respeto, hagan un periodismo independiente, distante al poder, cercano al pueblo, y digan la verdad… (su verdad)”.