×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted qué hace con la basura que recicla?

Comerciantes dejan sus locales para vender en la calle
Noé Marín 19-08-2017 22:25 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Noé Marín / Los locales son utilizados como bodegas por los comerciantes, quienes ya ofrecen sus productos en la vía pública.
Noé Marín / Bajan las ventas, en los pasajes comerciales y mercados.

En crisis, el comercio de los pasajes y mercados del Centro Histórico; dos ya cerraron, debido a que los vendedores abandonaron sus locales para ofrecer sus productos en la informalidad y quienes permanecen, solo subsisten.


Imagen realizó un recorrido por los pasajes comerciales y mercados del Centro  Histórico para verificar las condiciones actuales en las que ofrecen sus productos.


Pese a ser uno de los punto de comercio con más historia  de la ciudad, en el mercado San Francisco la afluencia de personas fue mínima y solo cuatro comerciantes permanecen en el lugar.


La mayoría de los locales están abandonados y, desde hace 10 años, sirven  como bodegas para las cosas que los vendedores dejaron; el lugar no tiene servicio de agua potable y en algunas partes tampoco hay luz eléctrica.


El único comerciante que vende frutas dijo que  tiene 30 años en el lugar y permanece porque no tiene otra forma de subsistir, pero los ingresos son mínimos, ya que las ventas diarias rondan en los 300 pesos.


Los comerciantes, expuso, abandonaron el mercado para irse a tianguis o vender sus productos en la informalidad; otros murieron y no hubo quien se encargara de los negocios.


Enfrente del jardín Independencia, el pasaje de Multicosas está cerrado desde hace tres meses, debido a que los comerciantes cerraron sus locales y los pocos que permanecían tenían problemas para pagar la renta porque no había ventas.


La renta de los espacios era de dos mil 500 pesos por mes, pero en los últimos meses solo había cinco comerciantes en el lugar que registraban ventas diarias menores a los 500 pesos.  


El pasaje de las artesanías, ubicado enfrente del museo Rafael Coronel, está  cerrado y es usado por los artesanos como talleres, debido a que solo se abre cuando es temporada turística en la ciudad.
Los comerciantes del pasaje La Victoria, que conecta la calle Arroyo de la Plata con el Jardín Independencia,  aseguraron que las ventas apenas les alcanzan para pagar la renta y subsistir.


Gabriela Márquez, comerciante del pasaje, dijo que las rentan van de 2 mil 500 a 5 mil pesos y los comerciantes ofrecen sus productos en la informalidad, debido a que la afluencia de personas es mínima.
“Las personas utilizan estos espacios más como bodegas para ir a vender sus productos a la calle o plazas como la Bicentenario e Independencia”, mencionó.


La mayoría de los comerciantes entrevistados aseguraron que las ventas solo les permiten subsistir y lamentaron que incremente el número de vendedores que dejen sus locales para ofrecer sus productos en la calle.