×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Recreo
Zacatecas y las señales nacionales
J. Luis Medina Lizalde
~
07 de Septiembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Por si alguien tenía dudas, la comunidad empresarial ha roto con Peña Nieto y lo que representa.  

Los empresarios no son, porque no lo necesitan, ser estridentes, saben que botones apretar y lo están haciendo de modo cada vez más evidente

La publicación de un reportaje que desnuda la creación de redes de corrupción desde altos niveles mediante empresas fantasmas y coludiéndose con burocracias universitarias es escándalo mayúsculo, son tantas y tan graves las corruptelas destapadas que de nada han servido a Peña Nieto los 37 mil  735 millones de pesos (sin incluir internet) gastados por la Presidencia de la República en medios de comunicación de radio, televisión y prensa escrita, ya que el actual Presidente es el de más baja aceptación desde que se acostumbran las mediciones

Si el gobernador Tello tiene una correcta lectura de la política nacional sabrá que la única fórmula para conquistar apoyo ciudadano es ser  combatiente creíble de la corrupción, así lo indican  esfuerzos como los  de la ONG  “Mexicanos contra la Corrupción”,  capitaneada por Claudio X, hijo del empresario del mismo nombre y presidente del consejo de administración de Kimberley Clark, cercanísimo a Salinas De Gortari y entusiasta en su momento de la alternancia PRI PAN  hasta que los resultados lo decepcionaron, es precisamente “Mexicanos contra la Corrupción” la que investigó, en combinación con el diario digital Animal Político el caso conocido como La Estafa Maestra, si la élite empresarial se muestra harta de la corrupción, imagínense como estarán los demás sectores.

Cierto que el control histórico del gobierno sobre la mayoría de los medios de comunicación  se mantiene, lo que no existe más es el control histórico de esos medios  sobre la información que recibe la gente, si Tello sabe lo que eso significa, el dinero que gasta  en medios  debe cambiar de  la propaganda acostumbrada a contenidos socialmente útiles,  así hará más por su propia imagen que lo logrado hasta ahora.

 

El que se enoja pierde  
Peña Nieto protagonizó un episodio que revela su talante autoritario cuando reprochó a Claudio X padre la denuncia de la corrupción que hace su hijo al señalar que con eso “le hace el juego a  López Obrador”,  a lo que el poderoso empresario respondió que se siente muy orgulloso de lo que hace su hijo, según recientes revelaciones del New York Times, si Tello examina la reacción de Peña Nieto ante la crítica que revela ese incidente, sabrá que es una reacción que lo empequeñece y que lo exhibe sin el auto-dominio que todo gobernante está obligado a conservar, de ese modo sabrá que a él (a Tello) le sucede lo mismo cuando reacciona contra la prensa y  “los críticos de café”.

No es que no tenga derecho a réplica, a manifestar su desacuerdo, el periodista que critica sin reconocerle derechos al criticado a contestar la crítica, es lo que usted quiera menos periodista que entienda su papel, pero el gobernador incurre en lo mismo que se queja cuando descalifica al periodismo sin referirse  al texto  específico que motiva su enojo.
Lo mejor sería dejar  que hablen los hechos y confiar en la inteligencia de la gente que muy lejos está de creer en todo lo que lee, oye o ve en los medios.

La  interpretación cotidiana del entorno político local, nacional e internacional del que se forma parte es obligada en todo gobernante que no quiere equivocarse, si Lázaro Cárdenas no hubiera leído correctamente la coyuntura creada por la inminencia de la segunda guerra habría desaprovechado la coyuntura excepcionalmente favorable para nacionalizar el petróleo, para citar un caso concreto.

 

Un año de aprendizaje 
En Zacatecas el primer año de gobierno se caracterizó por la subestimación de la política, es frecuente observar que al gobernante le imponen la agenda mediáticamente, sobrereacciona a la crítica (aunque sin represión manifiesta)  e incurre en el error de anunciar intenciones en vez de comunicar hechos y su discurso anticorrupción se desgastó solito, por falta de acciones contundentes.

La exigencia es tener un gobierno honesto y  austero, Tello debe saber que  han existido muchos gobiernos corruptos encabezados  por gobernantes honestos  que no gobernaron su gobierno.  El responde por él y los que nombra.

Vivimos  meses que harán historia, el hartazgo contra la corrupción traerá  turbulencias,  si los gobernantes responden con intolerancia a la crítica echan gasolina al fuego, si en vez de comunicar hechos anuncian intenciones serán irrelevantes o se llevarán frentazos.

Si Tello ignora que de la calidad del análisis político depende la calidad de las decisiones,  que gobernar es oficio de políticos, no de cantantes de ópera, mal nos irá  el resto del quinquenio

Nos encontramos el lunes en El Recreo.