×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Sismo en México
Juntan fondos para la reconstrucción tras sismos
Redacción 22-09-2017 10:01 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / La reconstrucción después del sismo implicará un crecimiento en el PIB.

CIUDAD DE MÉXICO/EXCÉLSIOR.- Dentro de la catástrofe, los sismos tendrán un impacto positivo, aunque marginal, en el comportamiento de la economía nacional, impulsada por el sector de la construcción.

Alejandro Cervantes, economista senior de Grupo Financiero Banorte, explicó que “usualmente después de un sismo, el PIB no se contrae, al contrario, cuando empiezan las labores de construcción es cuando empezamos a ver un repunte en el PIB”.

El impulso podría verse en el cuarto trimestre del año o a inicios de 2018, por lo que la economía crecerá 1.9% en 2017 y 2.5% el próximo año.

Las labores de reconstrucción y compras minoristas de herramientas y víveres para apoyar a los damnificados serán los detonantes.

Por otra parte, México podría obtener hasta 150 millones de dólares para tareas de reconstrucción tras el sismo en Oaxaca y Chiapas, informó el subsecretario de Hacienda, Fernando Galindo Favela.

Provienen del bono catastrófico del Banco Mundial para hacer frente a daños ocasionados por sismos con intensidad mayor de 7.8 grados.

A su vez, los empresarios  crearon el fideicomiso Fuerza México para obtener recursos para la reconstrucción. Se busca “recibir donativos y multiplicarlos para tener mayor penetración en casas y viviendas donde al gobierno no le vaya a alcanzar en sus programas”, dijo Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

 

La siguiente etapa beneficiará al PIB

Las labores de reconstrucción y compras minoristas de herramientas y víveres para apoyar a los damnificados de los recientes sismos impulsarán el crecimiento económico de México, consideró Alejandro Cervantes, economista senior de Grupo Financiero Banorte.

Durante una entrevista con Excélsior, el analista explicó que “usualmente después de un sismo, el Producto Interno Bruto (PIB) no se contrae, al contrario, cuando empiezan las labores de construcción es cuando empezamos a ver un repunte en el PIB”.

Comentó que luego de los sismos del 7 y del 19 de septiembre, que dejaron afectaciones en la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Morelos, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, se tendrá un efecto positivo, aunque marginal, en el crecimiento económico, impulsado por el sector de la construcción.

Este impulso podría verse durante el cuarto trimestre de este año e incluso a inicios del próximo, por lo que la institución considera que la economía crecerá 1.9%  en 2017 y 2.5%  en 2018.

La expansión del PIB en 2018 estará explicada en gran medida por un mayor gasto en reconstrucción.

La destrucción como tal no elimina ni desacelera el crecimiento del PIB per se, sino que es el número de días que el desastre impide que la actividad económica suceda, lo que llega a desacelerar el crecimiento económico”, resaltó en su análisis.

Destacó que a pesar de que el terremoto dejó atrás todavía algunos edificios destruidos y hay un número de personas sin hogar, “la actividad económica no ha parado en absoluto, con muy pocas excepciones en pequeñas ciudades y particularmente en zonas muy acotadas”.

Agregó que de hecho, los esfuerzos de alivio de la población han creado un ambiente económico más dinámico en estos días.

 

Recursos

Cervantes resaltó que dado que el Paquete Económico aún es evaluado, sería importante que los legisladores incorporen más recursos para el Fondo Nacional de Desastres, pues van a ser necesarios.

En tanto, Citibanamex destacó en un primer reporte acerca del impacto del sismo sobre la economía mexicana, que se estima una reducción de 0.1% en el crecimiento del PIB para este año.

Resaltó que se espera que haya un estímulo fiscal moderado y no una respuesta de política monetaria, pues este tipo de desastres naturales implican interrupciones por el lado de la oferta y, por lo tanto, todo lo demás constante, suele ser inflacionario.

Agregó que el país se encuentra en una mejor situación que cuando los sismos de 1985, de 8.1 grados Richter el primero, por lo que dejando a un lado los recursos privados, hay dos fuentes de fondos para la reconstrucción, el primero del Fondo de Desastres Naturales de Finanzas o del Fonden, que este año cuenta con cerca de 6 mil millones de pesos y el Bono Catastrófico por 150 millones de dólares contratado con el Banco Mundial.

 

Hacienda facilita las aportaciones

Luego de que diversas organizaciones del sector privado anunciaron la creación del fideicomiso Fuerza México para apoyar las acciones de reconstrucción en las zonas afectadas por los recientes sismos, la Secretaría de Hacienda informó que a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) autorizó, mediante la publicación de una regla, la posibilidad de que las donatarias puedan realizar donativos a otras organizaciones similares, aun cuando esta acción no esté contemplada dentro de su objeto.  La regla será publicada en los próximos días en el Diario Oficial de la Federación.

El fideicomiso fue constituido en Nacional Financiera y su propósito es agrupar todos los donativos que realicen personas, organismos privados, organizaciones sociales y empresas del país o extranjeras para apoyar la reconstrucción en la CDMX, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Morelos, Puebla, Estado de México y Guerrero.

El fideicomiso será administrado por un comité directivo conformado por líderes empresariales como el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón; el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro Ramírez Magaña y el de la Confederación de Cámaras Industriales, Manuel Herrera Vega, entre otros.

Las donaciones en pesos se reciben en Cuentahabiente Nacional Financiera SNC (Fuerza México) cuenta 0110975907 (BBVA Bancomer), clabe interbancaria 012180001109759075.