×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fenaza 2017
Españoles se llevan los laureles en la última de feria
Isabel Medellín
~
25 de Septiembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / Ginés Marín agradeció a la afición bajo la lluvia.
Alejandro Castañeda / Con cinco cambios de caballo, Cartagena dominó la Monumental Zacatecas.
Alejandro Castañeda / El matador español regaló el sexto toro de la tarde.
Alejandro Castañeda / Andy Cartagena vistió a la usanza andaluza y chaquetilla verde botella.
Alejandro Castañeda / El matador español regaló el sexto toro de la tarde.
Alejandro Castañeda / El rejoneador se llevó dos orejas.
Alejandro Castañeda / El rejoneador se llevó dos orejas.
Alejandro Castañeda / Juan Pablo Sánchez entró al ruedo en lugar de Joselito Adame.

Con dos orejas cada uno, Andy Cartagena y Ginés Marín se convirtieron en los triunfadores de la última corrida de la Feria Nacional de Zacatecas 2017.

El sábado, la empresa Zacatecas Tierra Toros informó que Joselito Adame no se presentaría por motivos de salud, hecho que fue muy comentado en redes sociales y muy criticado en el tendido. En sustitución entró Juan Pablo Sánchez, también nacido en Aguascalientes.

Cuco fue el caballo en el que Andy Cartagena, a la usanza andaluza y con chaquetilla verde botella, recibió a Guantero de 520 kgs. el que se dolió en el primer rejón.

Con las banderillas, Andy logró conectar con el público a lomos de un tordillo, Gamo, y trató de aumentar el celo del astado.

Con la crín al aire, Inocentele permitió a Cartagena lucirse con un par de quiebres, tres banderillas cortas, el teléfono y hasta un par a dos manos que hizo que el toro lo siguiera muy pegado a la grupa.

Con el rejón de muerte, Andy hizo nueve pinchazos antes de conseguir que entrara por completo y lograra que el de Bernaldo de Quiroz doblara.

El capote al aire de Juan Pablo Sánchez recibió a Andasolo, de 534 kgs., toro que recibió un castigo muy breve y que acabó con cinco banderillas en los lomos.

Vestido de obispo y oro, el hidrocálido se fue a los medios para ofrendar su trabajo al público.

Las embestidas de Andasolo fueron muy breves y faltas de fuerza -incluso se fue de manos un par de veces- lo que el matador trató de compensar con pases ligeros.

La espada de Sánchez picó en hueso en su primer intento por matar y metió la mitad del acero antes de recurrir a un golpe de descabello.

Los 575 kgs. de Pavito correspondieron a la lidia de Ginés Marín, el segundo torero de ultramar que compuso este cartel y que lució un terno en verde bandera y oro.

El pesado ejemplar fue castigado muy poco y permitió que los banderilleros solo dejaran tres palos en su morrillo.

Luego de brindar a todo el respetable, Marín hizo una primera tanda de muletazos que le merecieron las palmas y las notas de los músicosdel maestro Juan Pablo García y Ortega.

Como era de esperarse, el peso del astado pudo mucho en sus embestidas que al final estuvieron lentas, pero a las que el veinteañero supo sacar lo mejor para rematar con un arrebatado frente a frente sin la muleta en la mano.

Luego de un primer pinchazo y una media estocada caída, el rubio dio a muerte al primero de su lote y solo recogió unos cuantos aplausos de la afición.

El segundo para el de a caballo fue Pescador, de 488 kgs., que salió y se enceló a la grupa de Gamo, un tordillo lucitano que supo alegrar el tercio de rejones.

A lomos de Iluso y con los acordes de España Cañi, Cartagena conectó con su astado y arrancó los olés del graderío al poner las banderillas.

La fiesta fue a más y el centauro pidió la Marcha de Zacatecas para su lidia que cuajó con adornos sobre las patas de Cupido y que llevó al climax cuando Humano salió a la arena y al paso de la música hizo que el español colocara las banderillas cortas y hasta se adueñó de la afición con unos bonitos elevados.

Un certero rejón de muerte hizo que el tendido blanquera y que rechiflara la primera decisión del juez de otorgar solo un trofeo, presión que persuadió a la autoridad y que le dio el pase a Cartagena para recoger el cariño del público con dos orejas en las manos.

El segundo en sorteo para Juan Pablo Sánchez fue Tinajero, de 565 kgs., el cual fue abucheado durante buena parte de la lidia.

Al tiempo de las banderillas, la lluvia replegó a la gente a las barandillas y apagó el ánimo ante un afanoso Juan Pablo que se esforzó porque el de Bernaldo de Quiroz acudiera a su muleta.

Primero con una media estocada que pronto escupió y luego con otra en la que un cuarto de la espada quedó fuera, Sánchez dio muerte a un ejemplar por demás falto de fuerza.

Alebrije, con 520. kgs., acudió puntual al paño de Ginés Marín para permitirle unos bonitos primeros lances.

El castigo con la vara hizo que el animal fuera constante al quite del rubio quien se adornó con unas valerosas chicuelinas.

El español realizó la faena de muleta afanosamente y se creció ante el astado al que pronto supo poner fin con una pausada y efectiva estocada que fue reconocida por el graderío, pero no por la autoridad.

Animado, tal vez, por las lucidas faenas que logró el año pasado en esta tierra y por lo contento que estaba el público esta tarde Ginés regaló al que se convirtió en el sexto de la tarde: Pacifista, de los corrales de Santa Bárbara y con 489 kgs.

Brindando a todo el tendido la última labor que se realizaría en el serial de la feria, Ginés conectó unos naturales por el pitón derecho al tiempo que la llovizna volvía a reacomodar a la gente en las gradas.

Bajo la lluvia y las luces de la Monumental Zacatecas y al ritmo de la Banda Sinfónica, el toreo del matador trasatlántico supo hacer que las embestidas del astado fueran valoradas por la afición.

Aunque quedó un poco tendida en las carnes del toro, la espada de Marín entró completa en Pacifista y le valió que el público abogara por dos apéndices para el matador, premio que consintió la autoridad.

Con una rápida, pero no menos afectiva, vuelta al ruedo, el español agradeció el cariño de una afición que puso fin a las corridas de esta edición de la Fenaza 2017 al grito de “¡Torero, torero!”.

Cabe resaltar que entre las lidias la empresa logró recaudar 52 mil pesos de la afición, cifra que duplicará y hará llegar a los damnificados por los sismos.