×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Nobel y Punto Final
Pablo Torres Corpus 11-10-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




La Real Academia de las Ciencias de Suecia otorgó el premio Nobel de Ciencias Económicas al estadounidense Richard Thaler de 72 años, por sus investigaciones sobre economía conductual, que estudia las relaciones entre emociones, racionalidad, toma de decisiones, mercados y asignación de recursos.
La decisión generó escozor entre varios círculos relacionados con la economía y las finanzas, por una parte, los que subestiman a la economía conductual por considerarla “más psicológica” que económica, y por otro lado los que creen imposible que se puedan crear modelos económicos que describan y expliquen las decisiones humanas.
También los hay que se quejan por la devaluación del Nobel de Economía que ahora se entrega a un psicólogo o porque esta edición premia “una moda académica”.
Todos los asombrados o molestos se equivocan, la economía conductual no es nueva, no es moda y mucho menos ni surgió con Thaler, conceptos como la racionalidad y decisiones económicas son tan antiguas como la economía misma.
Además, la economía conductual tiene perfectamente establecido su marco teórico y cientos de modelos que describen y predicen el comportamiento humano, varios de ellos autoría del galardonado.
Tampoco es cierto que el Nobel se otorga por primera vez a un “psicólogo”, en 2002 la presea fue entregada a un psicólogo de formación Daniel Kahneman, quien por cierto es amigo y hasta cierto punto, tutor de Thaler desde finales de los 70’s.
Tal vez, algo de ese malestar se debe que a diferencia de otros ecónomos laureados, Thaler es hasta cierto punto popular fuera de la academia gracias a que en 2008 en coautoría con Cass Sunstein publicó Nudge, el libro se convirtió en best seller mundial por la descripción y presentación en público de la teoría del “empujoncito”.
En este texto (creo que el único de Thaler traducido al español) se describen como a través del nudging gobiernos, compañías, organizaciones sociales y hasta conocidos nos empujan o impulsan a tomar decisiones.
Aunque el libro versa sobre economía conductual, los ejemplos y lenguaje es sumamente ligero y no se requiere ni ser economista ni psicólogo para comprenderlo, basta un poco de paciencia.

Punto Final
Dos frases resumen del trabajo de Thaler: “la gente mayoritariamente escoge lo fácil sobre lo adecuado”. “Si quiere que las personas hagan las cosas facilíteselas”.