×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Disfrutan alumnos del Cendi 4 una feria de matemáticas
Alejandro Román 12-10-2017 15:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Imagen / En cada actividad los pequeños pusieron a prueba sus destrezas matemáticas.
Imagen / Los infantes reforzaron sus conocimientos matemáticos.
Imagen / Los infantes reforzaron sus conocimientos matemáticos.
Imagen / Los infantes reforzaron sus conocimientos matemáticos.
Imagen / La actividad se realizó en el parque La Encantada.
Imagen / En cada actividad los pequeños pusieron a prueba sus destrezas matemáticas.
Imagen / Los juegos también incluían retos que fomentaron el trato cordial.
Imagen / Los juegos también incluían retos que fomentaron el trato cordial.
Imagen / La actividad fomentó la convivencia entre la comunidad escolar.

ZACATECAS.- Alegría, diversión y aprendizajes matemáticos se disfrutaron en la Feria de la Convivencia que organizó el Cendi 4 para sus alumnos de preescolar.

La actividad se realizó en el parque La Encantada y los niños tuvieron la oportunidad de disfrutar diferentes juegos tradicionales en compañía de sus padres.

Cada una de las actividades estaba diseñada para que los niños convivieran con sus padres y además  fomentar el trato cordial entre sus compañeros.

Uno de los ejemplos fue el puesto de la Serpientes y Escaleras, en el que si los niños caían en la misma casilla se daban un abrazo, también en el mismo juego, los padres de familia ayudaba a sus hijos a respetar su turno y el de los demás.

Los infantes reforzaron sus conocimientos matemáticos de forma lúdica de muchas maneras: en el juego de la pesca, los alumnos debían atrapar cinco peces de plástico para poder ganar deliciosas golosinas.

En la divertida feria el centenar de estudiantes de preescolar se entretuvo jugando a la tradicional lotería, probó su destreza en las canicas y en el lanzamiento de dardos o de pelotas.

El juego más popular de la feria fue la resortera del famoso juego de Angry Birds en el que los niños, apoyados por sus papás, jalaban las cuerdas de la resortera para tratar de tirar con una pelota de plástico unos botes con cara de cerditos.

En la actividad todos los padres pudieron reír, jugar con sus hijos y conocer a los amigos de sus pequeños así como establecer relaciones de confianza con otros padres y maestros.