×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal

La glosa en la emblemática de Aliciato

Salvador Lira
~
16 de Octubre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Pictura de Ganimedes en la edición de Diego López.
Cortesía / Pictura de Ganimedes en la edición de Diego López.

La obra de Andrea Alciato en su época fue de las que más recepción tuvo. En menos de treinta años alcanzó diversas ediciones, con gran amplitud en lenguas modernas.

En el caso hispánico, la traducción de los poemas fue por Daza Pinciano, aunque no la única.

La Biblioteca Elías Amador resguarda la edición titulada Declaración magistral de los emblemas de Alciato con todas las historias, antigüedades, moralidad, y doctrina tocante a las buenas costumbres…, preparada por Diego López Hurtado de Mendoza y editado en la ciudad de Nájera por Juan de Mongastón en 1615. 

La edición de Diego López tiene la particularidad de pertenecer a una línea que poco a poco se fue consolidando en el siglo 17, respecto a la aparición de emblemas.

Si en el concepto clásico, el emblema se compone de una pintura (pictura), un mote (a manera de sentencia) y un poema (mejor conocido como suscriptio, que explicaba la imagen), en dicho periodo las Emblemmatas aparecieron con un recurso denominado narratio philosophico.

Consiste en la explicación, a manera de glosa, de lo expuesto en la totalidad del emblema. De tal manera, no únicamente había recursos visuales, artísticos y poéticos, sino que cabía la opción de una forma de teorizar y marcar senderos de la interpretación. 

Uno de los emblemas que fue posteriormente utilizado como argumento central en el túmulo al príncipe Baltasar Carlos, por la Real Audiencia de México, fue el del dios Ganimedes.

Se trató de un ser que por su belleza, joven príncipe de Troya, fue arrebatado por Zeus en forma de águila para servir de copero de los dioses.

La idea de esta narración mitológica fue interpretada como fuerza, asunción, nobleza o reivindicación de un joven al sentirse capaz de tomar el carro del sol. 

Tanto en la edición de Daza Pinciano, como la de Diego López, Ganimedes aparece siendo raptado por el águila, mientras un can observa a un lado del río.

La narratio philosophica del valenciano no únicamente explica al mito Ganimedes, sino todo el conjunto de emblemas, como teoría: 

Ya habemos (sic.) salido de armas, escudos, y blasones, y habemos llegado a la explicación de los Emblemas más curiosas, en las cuales ninguna cosa hallo que hay más dificultosa que cotejar el título con la Emblema, de manera que la verdadera explicación es probar que el título de esta Emblema, y de todas las demás cuadra, y conviene con ella.

Estas cinco Emblemas siguientes pertenecen al culto Divino, y Religión, aunque las pinturas son diferentes. En la primera de las cuales pinta Alciato a Ganimedes, arrebatado de una águila, el título es (In Deo latandum) ha de alegrarse en Dios: y aunque parece que no viene a propósito, no hallará Alciato otra pintura más convincente al título […].   

*Escritor e investigador