×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Esperan que la Virgen pueda revivir el lugar
Alejandro Castañeda 18-10-2017 19:55 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / Llegar al lugar es toda una odisea en los alrededores no existen las calles pavimentadas.

Las inmediaciones del cerro de San Simón, donde se pretende construir la Virgen Monumental, necesitan pavimentación y mejores servicios, los vecinos demandan una mejora y ven el proyecto como impulsor de desarrollo para la zona.

Imagen realizó un recorrido por la zona, donde llegar a pie a la explanada del mirador, es toda una odisea, ya que solo hay unas cuantas calles pavimentadas, todo lo demás es terracería maltratada por los arroyos que se forman con las lluvias.

Uno de los vecinos comentó que tienen algunos problemas con el suministro de agua, ya que debería llegar un día si un día no, y hay ocasiones donde solo tienen agua dos veces a la semana.

Apuntó que solo las calles principales están pavimentadas y no existe un parque para los pequeños, por lo que tienen que ir a jugar a la explanada.

En la plancha del mirador donde se ubica la silueta de la Virgen, hay placas de cemento levantadas, la fuente de la cruz esta inservible y los puestos se mantienen cerrados.

Los vecinos recuerdan que hace tiempo la gente subía para festejar a la Virgen pero la tradición se perdió, por lo que el lugar quedó en el abandono.

La familia González Murillo, que vive a escasos metros de la explanada donde está la silueta de la Virgen de Guadalupe, recuerda que hace poco más de 15 años los vecinos planeaban recaudar fondos para la construcción de un templo guadalupano.

“Se hablaba de hacer ahí un templo, otros decían que una escuela, pero siempre estuvo la devoción por la virgencita en estos lugares”, apuntaron.

Las jefas de esta familia explicaron que anteriormente se hacía una gran fiesta popular en la punta del cerro, donde llegaba mucha gente de las colonias vecinas, se ponía una verbena, sonido y hasta hacían velación durante la noche.

“Venían muchas danzas, uno podía poner su puestito, ya después pusieron unos locales, pero los fueron destruyendo los mismos chavos que se juntaban ahí”, aseguraron.

Mencionaron que la tradición se rompió desde hace aproximadamente 4 años, cuando ya no se le dio continuidad y la gente dejo de acudir.

Detallaron que a pesar de esto, la gente sigue acudiendo ocasionalmente al mirador y esto se ha visto reflejado en mayor vigilancia, algo que hacía falta.

“Si vuelven el cerro un centro turístico pues eso nos ayudaría, uno puede poner su puesto y los otros vecinos también”, afirmaron.

Coincidieron en que en la zona hace falta  un centro recreativo para que los pequeños jueguen y mayor pavimentación, ya que hay pequeñas chozas a las que solo se puede acceder por veredas.