×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Un bebé antes de tiempo

Isabel Orendain
~
20 de Octubre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Siempre ha existido la situación de que nuestra hija o la novia de nuestro hijo puede quedar embarazada, estoy hablando sobre todo si son menores de edad.

Por lo que yo he visto a través de los años, si los papás deciden casarlos la mayoria de las veces fracasan antes del año. 

En cambio, si se les hace ver que es una gran responsabilidad traer un hijo al mundo, que necesita una madre y un padre responsables, maduros y en una relación estable; si se les acoge  a cada uno y se les deja vivir en su casa con sus papás y hermanos y esto es muy importante, sin tener relaciones sexuales, la mayoría de las veces al pasar el tiempo, se casan.

Es más, hay que hacerles ver que si ya fueron “responsables y maduros” para tener relaciones sexuales, que demuestren que son “ responsables y maduros” para estarse cada quien en su casa, cuidar al bebe y fortalecer su amor.

Este consejo se lo dio un sacerdote a una prima de quien su hija salió embarazada y pasaron cinco o seis años más o menos en que cada uno vivió en su casa, acabaron de estudiar, se fortaleció su amor y al final se casaron. 

Ahora son una familia estable y sus hijos, que ya son dos, viven dentro de un hogar hecho y derecho.

Hay que hacernos responsables de nuestros hijos, sobre todo si no han acabado sus estudios, que es la mayoria de las veces, apoyarlos en que los acaben, que trabajen y ya luego si se siguen queriendo, que tomen la decisión de casarse.

Esto ya sé que no es fácil, pero es lo que más protege al bebé y a la nueva familia que empezará en unos años.

En esa edad traen tan fuerte la calentura que es en lo único que piensan, juntarlos otra vez es consentir en que estén como animalitos y correr el riesgo de que se embaracen otra vez y que su error y su fracaso sea cada vez mas grande, ahora ya no con un hijo sin familia, ¡sino con dos!. 

Lo hecho hecho está, hay que unir en lugar de desunir, hablar bien de ellos, aceptar a la futura familia política, a la futura o futuro nuera o yerno; hay que ser inteligentes y de un mal lograr un bien, no hay que cometer errores que en vez de mejorar las cosas las empeoren,  pues de nuestras decisiones hechas con madurez depende un bebé y una nueva familia.

Hay que reflexionar para que nos caiga el 20 y ubicarnos en que nosotros somos sus padres, de que si no somos nosotros, ¿quién con todo el amor del mundo los va a acoger?. 

Debemos de procurar querer al novio o a la novia y sobre todo al bebé, y seguir fomentando la buena relación entre ellos y su familia política, procurar hablar claramente con los papás del que no es nuestro hijo y poner reglas para que exista la mejor convivencia posible mientras les llega la edad y la madurez para poderse casar.nos permitirá disfrutar del regalo que es el presente y ponerle más atención a las personas, al tiempo, a nuestros sentidos, como el olfato, la vista, el tacto, el gusto y el oído, que nos ayudan a disfrutar las maravillas que nos rodean.