×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Los choferes no utilizan las rampas para discapacitados
Noé Marín 21-10-2017 21:15 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Noé Marín / Los conductores utilizan el espacio de las rampas para guardar cosas, como bocinas y cubetas.
Archivo / De los 31 camiones de la ruta 17 más del 50% tienen rampa para discapacitados.

Se niega el servicio de las rampas a las personas con discapacidad en el transporte urbano debido a que la mayoría están descompuestas o los operadores no quieren usarlas por el tiempo que se lleva.


Según el registro del Instituto para la Atención e Inclusión de las Personas con Discapacidad de Zacatecas,  hay mil 16 zacatecanos con una discapacidad motriz en la ciudad, quienes representan el 15% del padrón total.


Imagen realizó un recorrido por algunas rutas del transporte urbano para ver el funcionamiento de las rampas para discapacitados.


De las 16 rutas con más de 400 unidades que ofrecen el servicio en la ciudad, solo seis líneas tienen camiones con rampas para personas con discapacidad, sin embargo son muy pocas unidades con el servicio.


Durante el recorrido por las diversas rutas, no hubo solicitudes del servicio y el espacio de las plataformas fue usado para guardar objetos de la unidad como bocinas, baldes y cajas.


Además, pese a la prohibición de que los pasajeros ocupen la zona de las rampas, la saturación en el interior del camión obligó a los usuarios a utilizar esa área.


Un operador de la ruta 3, dijo que pocas personas usan las rampas y desconoció si funcionaba la de su camión, ya que tampoco se les da mantenimiento. 

 
Aseguró que, aunque no es el caso de su unidad, algunos operadores prefieren negar el servicio, debido a que las rampas presentan fallas mecánicas.


El gerente de la empresa Transportes de Guadalupe, quien prefirió omitir su nombre,  informó que, de las 74 unidades que tienen para la ruta de Guadalupe y Tierra y Libertad, 15 ofrecen el servicio de rampas, pero solo funcionan tres.  


El problema para el servicio, refirió, es el mantenimiento ya que para reparar las plataformas deben trasladar las unidades a otros estados, donde pagan al menos 6 mil pesos, más el combustible y la pérdida por el día de inhabilitación.


Un chofer de la ruta 14 dijo que, aunque las rampas sí funcionan, algunos operadores prefieren decir que no y negar el servicio, debido al tiempo que se requiere para usarlas, sobre todo en calles de difícil acceso.   


Doroteo Mojarro Soto, jefe de concesionarios de la ruta 17, informó que 17 unidades, de las 31 que tienen, ofrecen el servicio, ya que son camiones más nuevos que pasan por lugares de mayor demanda. 

Denunciar la falta de servicio 
María de Lourdes Rodarte Díaz, directora del Instituto para la Atención e Inclusión de las Personas con Discapacidad, dijo que el transporte urbano está lejos de brindar un servicio de inclusión para las personas con discapacidad.


“Falta mucho por hacer, falta mucha cultura que cambiar y más infraestructura para tener un transporte con accesibilidad”, expresó.

El problema, expuso, no son las pocas unidades que tienen rampas o la calidad del servicio, sino la negación de algunos concesionarios de ofrecerlo, debido a factores externos.

Destacó que es necesario que las personas denuncien en la Dirección de Seguridad Vial cuando se niegue el transporte y presentar información concisa de la unidad, para lograr que se brinde el servicio.

Aunque el instituto trabaja permanentemente con otras dependencias para vigilar que se ofrezca el servicio, agregó que se trata de un esfuerzo en conjunto entre sociedad, concesionarios y autoridades