×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



'Paradise papers' salpica a redes sociales, artistas y hasta a la realeza
Excélsior 06-11-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / EL escándalo salpica a artistas, líderes monárquicos y políticos.

WASHINGTON.- Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos y uno de los actores principales en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), fue vinculado al escándalo fiscal Papeles del Paraíso (Paradise papers), revelado ayer por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el reporte, que integra los extractos de 13.4 millones de documentos que exponen la operación de sociedades y políticos en paraísos fiscales, Ross podría estar involucrado en un conflicto de intereses al ser copropietario de Navigator Holdings que negocia con Rusia y Venezuela.

Entre los principales clientes de esta naviera está Sibur, una empresa de gas y petroquímica, de la cual Kirill Shamalov (yerno del presidente Vladimir Putin) es copropietario.

También se revela que dos empresas rusas invirtieron cientos de millones de dólares en Facebook y Twitter a través del multimillonario Yuri Milner, quien hizo negocios con Jared Kushner, yerno de Donald Trump, presidente de EU.

La investigación vincula al secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, la reina Isabel II, y los cantantes Bono y Madonna. De México se menciona al exsecretario de Seguridad Pública  Alejandro Gertz Manero.

 

Wilbur Ross hace negocio Con Rusia

El secretario de Comercio de Estados Unidos y encargado de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Wilbur Ross, podría estar involucrado en un conflicto de intereses por ser uno de los propietarios de una empresa que hace negocios con el círculo cercano del presidente de Rusia y con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

El Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) publicó ayer extractos de 13.4 millones de documentos presuntamente robados a la agencia de abogados Appleby y otras compañías de paraísos fiscales.

En ellos aparecen, además de Wilbur Ross, el secretario de Estado Rex Tillerson y otra decena de asesores de Trump y grandes donantes republicanos.

Según el diario The New York Times, aliado del ICIJ, cuando Ross se convirtió en secretario de Comercio en febrero pasado, vendió la mayoría de sus multimillonarias inversiones, pero retuvo una participación cercana a 31% de la multinacional británica de transporte marítimo Navigator Holdings.

Entre los principales clientes de Navigator Holdings está una compañía de gas y petroquímica de Rusia llamada Sibur, que ha aportado más de 68 millones de dólares a Navigator en los últimos tres años.

Dos de los propietarios de Sibur son el yerno de Putin, Kirill Shamalov, y el empresario ruso Gennady Timchenko, sancionado por Washington por actividades que, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, estaban relacionadas directamente con el Presidente ruso.

Se sabía que Ross tenía algunos lazos empresariales con Rusia, dado que fue vicepresidente del Banco de Chipre, que ha financiado históricamente a oligarcas rusos, y ese tema preocupó a algunos senadores durante su proceso de confirmación este año, pero hasta ahora no había pruebas de ningún vínculo con el entorno de Putin.

Tener una empresa offshore no es un delito por sí mismo, a menos que se utilice para evadir impuestos o lavar dinero.

Pero la participación de Ross en Navigator Holdings podría presentar conflictos de intereses, dado que el secretario de Comercio tiene el poder de influir en las sanciones y los acuerdos comerciales de Estados Unidos.

El fiscal especial Robert Mueller y dos comités del Congreso investigan desde hace meses la posibilidad de que existan lazos entre Rusia y la campaña electoral de Trump.

Otro de los clientes de Navigator es la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). En agosto pasado, el gobierno de Donald Trump prohibió a los estadunidenses y sus socios hacer negocios con dicha empresa, a la que el Departamento del Tesoro acusa de estar “fuertemente asociada” con “la corrupción del gobierno venezolano”.

 

Niegan conflictos

"El secretario Ross no participó en la decisión de Navigator de hacer negocios con Sibur”, que “en esa época no había sido sancionado, como tampoco lo ha sido ahora”, reaccionó el Departamento de Comercio en un comunicado.

Al ser designado para ocupar la Secretaría de Comercio, Wilbur había acordado con la Oficina Federal de Ética del gobierno entregar una lista de socios comerciales que pretendía conservar, pero no detalló las participaciones que él mismo había conservado, afirma The New York Times.