×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

¿Qué nos está pasando?

Gerardo Luna Tumoine
~
14 de Noviembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Todos los días cuando me levanto a tomar mi café y me pongo a leer la prensa uno de mis pensamientos es preguntarme cuántas personas murieron en el día que terminó. La situación que actualmente vivimos es triste, ver cómo mueren inocentes por las actitudes sin afecto de otras personas.
Todos los seres humanos tenemos la responsabilidad de contribuir a crear un mundo mas pacífico y armonioso. Cuando surgen conflictos ¿a qué se debe? creo que la clave esta en  el énfasis que ponemos en el egoísmo de las diferencias tan marcadas por la raza, nacionalidad, creencias o fronteras de orden político. Todos sufrimos cuando sabemos de actos de muerte como lo sucedido en la iglesia bautista de Texas o lo sucedido el domingo en Fresnillo. Necesítamos razonar y entender nuestros actos, si nos preguntamos quiénes son los responsables de la mayoría de los problemas que enfrentamos hoy, la respuesta es que somos seres humanos que hemos confundido el afecto con la envidia, como cuando se usa un signo o hilo rojo, porque es importante protegerse, pero es aún más importante aprender a agradecer y valorar lo que tienes para dejar de envidiar a los otros. Entonces sería lógico pensar que si nos comprometemos podemos remediar esta situación y contrarrestar el sufrimiento que se produce. 
La ciencia cada día nos hace ver que ha encontrado la evidencia de que la naturaleza humana es esencialmente compasiva. Nos dice que cuando nacemos somos atendidos con afecto, cariño y amor por nuestra madre, de allí sigue un afecto común de familia que va desarrollando la amistad desde los primeros años en la escuela, donde se forma una base de igualdad, inocencia y juego, ya lo dijo Jesús, “el que no se haga como niño no entrará al reino”.
Lo que realmente nos permitirá un cambio en el mundo es tener mas comprensión en nuestras emociones para que nuestro entendimiento poco a poco se acostumbre al respeto, tolerancia, afecto y humildad. Estoy convencido que podemos cambiar nuestras emociones a través del uso de la inteligencia, esforzándonos por enseñar a nuestra mente a ordenarla, practicando lo actos más sencillos, lo más importante es mantener una actitud optimista.
“El uso de la fuerza puede controlar a las personas físicamente, pero no cambiará sus corazones y mentes. Solo puedes hacerlo sobre la base de la confianza y la amistad.” S.S. Dalai Lama.