×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Autos 2017
Cinco gastos que puedes deducir de tu declaración anual
Redacción
~
15 de Noviembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / La compra de un auto nuevo es deducible si el precio es menor de 175 mil pesos.

Es importante que en tu próxima declaración deduzcas todo los gastos posibles. Amortizar tus impuestos puede resultar abrumador. En esta ocasión te mencionaremos todo lo relativo en la materia, relacionado con tu auto.

Compra del auto

Será tanto para personas físicas como morales. Considera autos nuevos y usados y se encuentra en el artículo 36 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (LISR). En 2017 el monto máximo a deducir tendrá un topo de acuerdo a la naturaleza del motor del auto:
*Gasolina o diesel: $175,000
*Eléctrico, híbrido o hidrógeno: $250,000

Tienes que considerar que para que tu auto sea deducible, tiene que ser fundamental para el desarrollo de tu actividad laboral.

Renta de automovil

Para deducir este gasto, se debe comprobar que el uso del vehículo es fundamental para desarrollar la actividad laboral.

El costo comercial del vehículo arrendado no debe superar los 175 mil pesos, y la renta sólo podrá deducirse por un máximo de 200 pesos diarios (285 para eléctricos) de acuerdo al portal especializado en contabilidad losimpuestos.com.mx.

Gasolina.

Sólo lo pueden deducir las personas físicas que cobren por honorarios o actividad empresarial. Sin embargo, sólo estarán facultados aquellos cuya actividad esté relacionada con el uso del vehículo, es decir, si el coche se utiliza para transportarte de tu casa al trabajo y viceversa, no aplicará.
Si tu caso te lo permite, entonces debes considerar que el pago en gasolineras no debe ser realizado en efectivo. Debe hacerse con cheque de nómina, tarjeta de crédito o nómina, o mediante un monedero electrónico autorizado por el SAT.

Refacciones y mantenimiento

Si tu actividad laboral involucra el uso de un vehículo para transportarte, su mantenimiento, servicios, cambios de llantas, refacciones y composturas son deducibles con factura.

Parquímetros y estacionamientos

El uso de cualquiera de estos servicios se puede deducir siempre y cuando sean facturados. Para los parquímetros, cada mes debes acudir a la oficina encargada de brindar este servicio en tu ciudad y facturarlo.