×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Cómo festeja las posadas?

Modelo vende virginidad por más de 2 millones de euros
Excélsior 17-11-2017 00:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / No es el primer caso que se conoce que se haya realizado a través de la empresa Cinderella Escorts

MÉXICO.- Giselle, una modelo de 19 años, afirmó haber vendido su virginidad por 2 millones de libras esterlinas, más de 2 millones de euros, después de haberla puesto a la venta en la web Cinderella Escorts.

La joven, que es estadunidense, aseguró que ofertó su primera experiencia sexual para poder pagarse sus estudios y viajar.

Según publicó The Sun, Giselle confesó que nunca se habría imaginado que la puja se elevaría tanto, lo que considera "un sueño hecho realidad".

En cuanto a las críticas que recibió por su decisión, fue tajante:

"Creo que vender tu virginidad es una forma de emancipación y me sorprende que la gente esté en contra de permitir que una mujer lo haga.

"Si quiero pasar mi primera vez con alguien que no es mi primer amor, esa es mi decisión".

Conforme al periódico, el ganador de la subasta es un millonario empresario de Abu Dhabi y Giselle irá al encuentro acompañada por un equipo de seguridad proporcionado por la web.

La modelo añadió que vender su virginidad era su idea y que únicamente usó la página para que la transacción y la reunión se pudieran llevar a cabo de manera segura.

No es el primer caso que se conoce que se haya realizado a través de la empresa Cinderella Escorts, y en 2016 saltó a los medios el de Allexandra Khefren, una modelo rumana de 18 años que vendió su virginidad a un hombre de negocios de Hong Kong por un precio similar.

Cinderella Escorts está dirigido por Jan Zakobielski, un alemán de 27 años, desde su casa en Dortmund.

Un portavoz del sitio afirmó que en su sitio hay un video donde chicas de todo el mundo hablan sobre las razones para vender su virginidad.

"Chicas de Australia, Europa, África, América del Norte y del Sur. Desde países árabes y asiáticos. Esto nos muestra que el deseo de subastar una virginidad no es una excepción.

"Y, por otro lado, la alta puja por Giselle nos muestra cuán alta es la demanda de vírgenes. Empresarios de todo el mundo han estado pujando".