×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Información para avanzar

José Luis Guardado Tiscareño
~
23 de Noviembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Una de las bases de la democracia es el acceso a la información gubernamental, pero más allá del acceso es el uso y fin con el que se puede disponer de la información, lo que es indispensable para poder crear un punto de partida que permita transformar y mejorar las condiciones sociales, políticas y económicas de una sociedad. 
Durante los últimos años se ha avanzado mucho en el acceso a la información y los mecanismos de transparencia y rendición de cuenta, aunque no se puede decir que ha sido suficiente, sin duda se ha progresado en cuanto a los procedimiento que permita a la sociedad civil desde organizaciones no gubernamentales, instituciones educativas y órganos de fiscalización poder dar seguimiento e ir consolidando la practicas de diagnóstico y evaluación que eran necesarias para el fortalecimiento de la gobernanza desde una visión de las políticas públicas. 
Estas nuevas formas de gobierno, más que una moda, es una tendencia progresista de gobierno y administración pública, por la que tenemos que ir transitando, pero sobretodo se vuelve necesario adoptarla como una cultura que motive la participación social y corresponsable de la ciudadanía. 
Las decisiones públicas tienen que pasar de ser tarea exclusivas del gobierno en turno, y no se trata de sustituir o reducir responsabilidad a las instituciones o autoridades, se trata de crear mecanismos donde la opinión social sea escuchada, atendida y que sea vinculante a leyes, políticas y decisiones que nos conciernen a todos; pero para que eso sea posible es necesario contar con portales de información confiables, actualizados y accesibles, pues las decisiones deben de estar fundadas en la objetividad y la responsabilidad social. 
Hace un par de días se presentó el portal gubernamental de Indicadores de Desarrollo y Componentes Estadísticos (INDYCE) que sustentado en el también nuevo Sistema Estatal de Evaluación pretende convertirse en ese mecanismo que permita conocer, medir y evaluar los resultados gubernamentales a partir de indicadores y datos estadísticos, los cuales deberán servir de insumo para generar diagnósticos más certeros y crear políticas públicas que atiendan de manera correcta los problemas de la sociedad, de igual forma se deberá de reflejar una mayor eficiencia en los procesos administrativos y en la mejora de la toma de decisiones gubernamentales. 
El reto se encuentra en que dicho instrumento trascienda de ser solo un medio de consulta y pueda convertirse en la base que permita acceder a información actualizada y amplia para la elaboración de propuestas legislativas pero también de carácter ciudadanas que contribuyan a gobiernos sociales participativos y no solo representativos.  
Estas plataformas además de contribuir en responder en gran medida a las políticas de transparencia y rendición de cuentas, que a nivel estatal aún se encuentran demasiado débiles, nos pueden ayudar a construir una cultura de la información, el conocimiento y la participación ciudadana, fortaleciendo así nuestro sistema democrático.  
Ojalá que este gran paso que se ha dado se consolide como una política pública de largo alcance y sea la base de una nueva forma de gobernar que sobrepase la alternancia gubernamental.