×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Trotamundos

Cárceles turísticas

Raúl Muñoz del Cojo
~
25 de Noviembre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ahora que conocemos el historial de algunos de los políticos nacionales que participaron como gobernadores, presidentes municipales y demás en el sexenio pasado, el concepto de cárcel está más presente que nunca en nuestras mentes como ciudadanos.

En lo personal y después de conocer las sumas que se llevaron, no me gustaría escuchar que solo los deshabiliten de la posibilidad de ser funcionarios nuevamente, me gustaría ver a la gran mayoría cumplir condenas penales por sus irresponsabilidades. 

Probablemente crea usted que soy ingenuo, pero una parte de mi conciencia abona por seguir creyendo en nuestras autoridades y esperar que esto algún día pudiera suceder. 

Afortunadamente no soy juez y no puedo condenar a nadie, pero a usted querido lector, si lo puedo invitar a que visite cárceles en el mundo que han dejado huella en la historia por ser terribles o por albergar a ciertos criminales famosos en la historia mundial y que actualmente fungen como atractivos turísticos de los lugares en los que se encuentran. 

La primera de la que le hablaré se encuentra en una pequeña isla ubicada al centro de la Bahía de San Francisco, en el estado de California. Aquí se encuentra el faro de Alcatraz y los usos que ha tenido en el transcurso de la historia van desde fuerte militar, prisión militar y prisión federal hasta 1963. En se convirtió en parque nacional e Hito Histórico en 1976 y 1986. 

Usted llegará a La Roca en Ferry y partirá del puerto de San Francisco. En realidad no es agradable visitar una cárcel, pero las paredes de esta guardan historias que no escuchará en ninguna otra parte, detalle que la hace por demás interesante. 

Algunos de los presos famosos que cumplieron condena en este lugar son Al Capone, Robert Stroud, y George “Machine Gun” Kelly entre otros. Si va a San Francisco, es visita obligada ya que en su recorrido podrá admirar también el famoso Golden Gate. 

Otra cárcel que funge actualmente como museo es la de Ruben Island en Sudáfrica, esta se encuentra erguida sobre una isla de 12 kilómetros en Ciudad del Cabo y carga en sus espaldas más de 200 años de terror. Fue utilizada como leprosario, manicomio, y cárcel por los países colonizadores. Confinó en sus entrañas a cientos de presos hasta su clausura en 1996. 

Nelson Mandela pasó en esta prisión 18 de los 27 años que permaneció encerrado, detalle que le da un verdadero valor histórico a este recinto. Si quiere saber más de cómo se vivía en este lugar, le sugiero lea el libro Long Walk to freedom, donde Mandela describe en uno de sus capítulos extractos de lo que fue su vida en aquel lugar. 

En la ciudad de Marsella en Francia usted podrá acudir al famoso Castillo de If, localizado en la Isla del mismo nombre. Actualmente está declarado como Monumento Nacional y fue construido por Francisco I para proteger la costa. Desde 1580 hasta 1871 fue una prisión.

Inexpugnable por su estratégica situación. Tiene tres torreones en los que destaca la torre de San Cristóbal con 22 metros de altura. 

La fama de este monumento se debe a que entre sus paredes fue encarcelado Edmond Dantés, el Conde De Montecristo, personaje de ficción inventado por Alejandro Dumas en 1844. 

Para llegar al lugar, debe de tomar un barco en el embarcadero del puerto viejo donde su trayecto durará 20 minutos. Curiosamente la vuelta dura 45 minutos, la razón es que para complementar la visita, el barco hace escala en. La Isla Frioul. 

En Melbourne, Australia destaca la Antigua prisión de Melbourne, lugar que reúne todo lo necesario para cumplir las expectativas de cualquier turista que busca este tipo de atractivos. 

Actualmente esta estructura de piedra azulada alberga un concurrido museo, cuenta con un patio y está ubicado justo al lado de la vieja estación de policía y la corte de la ciudad. 

Todas las trágicas historias que se vivieron en el lugar, han servido para atraer a miles de curiosos que desean conocer aún más sobre la prisión de la época Victoriana más antigua que todavía existe.

En su recorrido, los visitantes pueden sentir en modo propio la vida que llevaban los prisioneros hace más de 120 años, además puede usted ver valiosos boletos como la máscara de la muerte que perteneció a Ned Kelly, el más famoso bandolero del país acusado de la muerte de un policía. 

Por la noche puede hacer también una visita que le incluirá espeluznantes historias de fantasmas, fotos que hablan de prisioneros o las leyendas que hablan de los gritos femeninos que se escuchan pertenecientes al alma de la primera mujer que se suicidó allí. 

Como se podrá dar cuenta, espacios que hace tiempo fueron lugares macabros y oscuros para las personas, actualmente son museos donde podrá recrear tiempo en los viajes que realice. 
Finalmente espero como siempre, haya descubierto después de esta lectura su siguiente destino vacacional. Ojalá se inspire y vacacione a la brevedad.

Hasta la próxima.