×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El comedor de la Lázaro Cárdenas, un lugar de caridad
César Orta
~
10 de Diciembre del 2017 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Bryan Rostro / Para muchos infantes la comida que ingieren en ese lugar, es lo único que comen durante el día.
Bryan Rostro / Los trabajadores preparan alimentos balanceados para todos los niños.
Bryan Rostro / Javier Martínez es el director del comedor.
Bryan Rostro / Para muchos infantes la comida que ingieren en ese lugar, es lo único que comen durante el día.

Lo conocen como “El Comedor de la Lázaro” pero este lugar es mucho más que eso, ya que representa la posibilidad de varios menores, para desarrollarse en un ambiente diferente al que viven diariamente.


El Centro de Cuidado de la Colonia Lázaro Cárdenas es un espacio que atiende a cerca de 90 niños y niñas de hasta 10 años de edad que viven en condiciones de pobreza y marginación.


A través de la asociación Feed My Starvin Children en coordinación con el Sistema Municipal DIF de la capital, este lugar ofrece una comida balanceada que tiene los nutrimentos necesarios para que las y los niños se desarrollen plenamente, aun y si es la única comida en el día que ingerirán, y en algunos casos así es.


Javier Martínez, quien coordina las actividades que se desarrollan en este lugar, mencionó que varios de quienes asisten, solo ingieren los alimentos que en el centro se les proporcionan, pero que además viven en entornos complicados, rodeados de violencia y muchas carencias.


A través de las actividades que se desarrollan en el Centro de Cuidado se busca que los niños crezcan con valores y cambien su realidad por lo menos en unas horas, por eso además de dar alimentos a los niños se les realizan actividades físicas y se les fomentan valores a través de historias.


Asimismo, a los niños que asisten diariamente al Centro, luego de tres meses, se les inscribe en un programa de la asociación que les ayuda con materiales escolares, consultas médicas o aparatos visuales y auditivos.


De acuerdo con Javier Martínez, los propios niños platican como en la calle se les han acercado a ofrecerles alcohol, cigarros o inclusive drogas y su respuesta ha sido evadir esos ofrecimientos “porque se les hace conciencia de que eso está mal”.


El coordinador del centro mencionó que los cambios de actitud en los menores son evidentes luego de un tiempo, ya que se les enseña a escuchar, comportarse en la mesa y respetar a sus semejantes. 


“Al principio era difícil porque la mayoría vienen de familias con problemas, que viven con sus abuelitas, que sus papas trabajan todo el día, son niños que de pronto no entienden  esas cosas, pero van cambiado su actitud”, dijo.


Javier Martínez detalló que los trabajos del Centro buscan también cambiar la imagen que se tiene de la colonia Lázaro Cárdenas, considerada como un lugar peligroso, “la verdad que no es así, pero queremos que haya un cambio de conciencia en las nuevas generaciones”, mencionó.