×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Números, cuentas y nombres: así opera el secuestro virtual en Zacatecas
Redacción 12-01-2018 09:04 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




ZACATECAS.- En menos de un mes seis personas han sido víctimas de secuestros virtuales ejecutados vía llamada telefónica desde el penal de Cieneguillas; para recuperar su “libertad” han debido pagar hasta medio millón de pesos.

Los trabajos de investigación de los elementos de la Policía Federal comisionados en la Unidad Regional de Seguridad de Malpaso, desde diciembre se han registrado seis personas que recibieron llamadas de extorsión desde el Centro de Regional Reinserción Social que han hecho depósitos bancarios para pagar su rescate.

Las autoridades federales ya tienen ubicada una línea telefónica desde la cual se hacen las extorsiones: con el número 492 129 5722 llama un sujeto que dice llamarse Francisco Treviño, alias El comandante Z39.

Informaron también que en Fresnillo se han detectado tres víctimas; una en Sombrerete, y varios casos en Trancoso, aunque solo uno de los afectados realizó el depósito exigido por los delincuentes.

Además, las autoridades han detectado que desde ese número se han hecho extorsiones en el estado de Michoacán.

Quienes han sido afectados por estas llamadas han realizado depósitos que oscilan entre los 20 mil hasta los 500 mil pesos a dos cuentas indicadas por los propios extorsionadores: Jaime Benavides Martínez y Cinthia Selene Medina Santos.

 

Las autoridades federales ya trabajan para combatir esta ola de secuestros virtuales y  recomendaron a la población no contestar el teléfono a números desconocidos y, si se llega a contestar una llamada y es de extorsión mantener la calma, colgar inmediatamente y reportar el hecho a las líneas de emergencia 911.

En caso de haber sido víctima de una de estas llamadas, la Policía Federal pide a la población que acuda a denunciar para que así las instancias correspondientes puedan investigar los casos a fondo.

 

El secuestro virtual

En estas llamadas los delincuentes logran, gracias a un discurso persuasivo y amenazador, que la víctima se aísle, la mayoría de las veces hacen que se refugie en un cuarto de hotel, donde permanece en un estado de crisis e indefensión; luego se ponen en contacto con sus familiares diciendo que lo tienen secuestrado y exigen una cantidad de dinero para liberarlo.