×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

Eulalia Guzmán y los archivos italianos

Manuel González Ramírez
~
17 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La maestra Eulalia Guzmán Barrón, primera arqueóloga mexicana. Mural del Palacio de Gobierno. Antonio Pintor, 1970.
Cortesía / La maestra Eulalia Guzmán Barrón, primera arqueóloga mexicana. Mural del Palacio de Gobierno. Antonio Pintor, 1970.

El domingo 12 de junio de 2011 nos trasladamos a la ciudad de México para tomar parte en un homenaje inédito a Ramón López Velarde, que tuvo lugar en la Rotonda de las Personas Ilustres del país, donde descansan sus restos. 

Cuando nos dirigíamos al acto pasamos por una importante avenida de la capital que lleva el nombre de una zacatecana notable, la maestra Eulalia Guzmán Barrón.

Al término de la ceremonia, encaminamos nuestros pasos a un tianguis semanal donde venden antigüedades y “libros de viejo”.

Ahí encontramos varios textos antiguos que aludían a sucesos y personajes zacatecanos.

Adquirimos varias joyas bibliográficas, entre ellas, un mapa impreso a principios del siglo 17 en el que aparece una gran parte del actual territorio del estado de Zacatecas que, según el documento cartográfico, estaba habitado por guachichiles y zacatecos. 

Justo en el momento que entregábamos el importe de este interesantísimo mapa, nuestra mirada se posó en un ejemplar de cuya existencia no nos habíamos percatado durante el recorrido por el tianguis.

 Se trata de una de las obras que publicó la maestra Eulalia Guzmán Barrón. Un texto difícil de conseguir: Manuscritos sobre México en archivos de Italia. 

Lo adquirimos en ese instante con el fin de enriquecer el acervo bibliográfico y los archivos de la Crónica de Zacatecas.

Cuando tuvimos el ejemplar en nuestras manos nos dimos cuenta de su invaluable contenido y del enorme esfuerzo que había atrás de esta obra.

Es el resultado de una intensa gira que realizó la maestra Eulalia por los distintos archivos italianos, donde existe una cantidad considerable de documentos que aluden a acontecimientos de la historia de México. 

Nosotros, que ya hemos consultado un par de archivos europeos, sabemos de lo complicado que resulta la localización de documentos de nuestro interés. A veces se encuentran donde menos lo esperamos.

A mediados del siglo 20, la maestra Guzmán Barrón emprendió una serie de investigaciones documentales e históricas en archivos y bibliotecas de Inglaterra, Alemania, Austria e Italia, entre otros países.

Al respecto, ella relata en la introducción de su libro que “en el desempeño de una comisión de la Secretaría de Educación Pública y Bellas Artes de México, de septiembre de 1936 a mayo de 1940, estuve trabajando en varios museos, bibliotecas y archivos de Europa con el propósito de buscar documentos referentes a la historia y a la cultura antiguas de México, ya fueran objetos etnográficos o manuscritos, y dar a conocer esas fuentes de estudio de nuestro pasado histórico y cultural”.

En Italia encontró vetas documentales de gran relevancia para el estudio del pasado mexicano y, desde luego, aparece un número relevante de expedientes asociados a los pueblos que ahora integran el estado de Zacatecas. 

Para tal efecto, visitó y exploró los archivos y bibliotecas de las ciudades más importantes de la península. 

En Milán consultó las bibliotecas Ambrosiana, Tribulziana y la Nazionale Brera. En Bologna, la Biblioteca Comunales del’Archiginnasio y la Real Biblioteca Universitaria.

 En Florencia, la cuna del Renacimiento italiano, exploró la Biblioteca Nazionale Centrale, la Biblioteca Mediceo-Laurenziana, la Biblioteca Rucceliana y el Archivio di Stato. 

En Roma tuvo acceso a interesantísimos acervos, entre ellos, la Biblioteca Nazionale Vittorio Emanuele III, la Biblioteca de la Sacra Congregatione de Propaganda Fide de Roma, la Apostólica y Pontificia Biblioteca Vaticana, la Biblioteca Vallicelliana y el Archivo General O. F. M.

También estuvo investigando en la ciudad de Turín, donde consultó los acervos de la Biblioteca di S. M. il Re y el Real Archivio di Stato. 

Lo mismo que el Presso i Fratelli Butturini de la ciudad de Salo. En Padua realizó sesiones de trabajo en la Biblioteca Universitaria. 

En Venecia trabajó en la Biblioteca Nazionale di San Marco y en la Biblioteca y Museo Cívico Correr. En Génova hizo su búsqueda de fuentes en el Real Archivio di Stato y en el Palazzo del Comune.
De igual forma efectuó sendas labores de rastreo en la ciudad de Modena, consultando la Rea Biblioteca Estense.

En Lucca, el Real Archivio di Stato. Y concluyó su búsqueda de documentos y bibliografía en la Biblioteca Nazionale y en el Real Archivio di Stato, ubicados en la ciudad de Nápoles.

En un principio, la maestra Eulalia había pensado que solo efectuaría una investigación en torno a objetos arqueológicos y a los documentos manuscritos de la época precolombina y del siglo 16, referentes a México y a las provincias que caían bajo su control durante este siglo, pero, acota la maestra:

 “Pronto vi que tal limitación era imposible para el objeto de mi trabajo, por lo cual tuve que ampliar el campo, para incluir documentos que tocaran otras partes de América, y aún a Filipinas, ya fuera en el siglo 16 o en los siguientes hasta los comienzos del 19”.

De tal suerte que este libro constituye un catálogo que nos acerca a las fuentes de nuestro pasado. Solo falta que haya investigadores que acudan a rescatar, estudiar y difundir su contenido. ¿Alguien se apunta para ir a Italia a emprender esa labor?

*Cronista de Zacatecas