×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El vandalismo se apodera del Ecoparque
Noé Marín
~
21 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Diversos espacios del lugar ya presentan afectaciones.

Con instalaciones en deterioro, el Ecoparque Centenario se convirtió en un espacio para el vandalismo y un peligro para personas que acuden todos los días, debido a la falta de mantenimiento en los atractivos.  


El proyecto se inauguró el 8 de septiembre del 2016 y requirió una inversión de casi 130 millones de pesos para la construcción de las diversas áreas proyectadas, que se ubicando entre Guadalupe, Vetagrande y la capital.


Un año y medio después, el lugar presenta importantes deterioros en los principales atractivos, debido a los actos constantes a de vandalismo, poca vigilancia y la falta de mantenimiento.


Con una altura de cerca de 30 metros, las tablas de madera de la base del nuevo puente colgante ya están deterioradas, donde algunas están sobrepuestas y otras se cayeron, dejando espacios sin vacíos en el puente.


El área alta de la tirolesa es usada por algunas personas como punto de reunión para el consumo de alcohol y algunas drogas; según los visitantes, este atractivo dejó de funcionar desde hace meses.


Las diversas bancas de madera que fueron distribuidas en todo el Ecoparque tienen daños importantes, donde las más deterioradas ya no sirven debido a que la mayoría de la madera está podrida.


Además, algunas bancas fueron despegadas y lanzadas abajo del puente colgante.
El área más descuidada del ecoparque es la paralela a Protección Civil, donde el proyecto se quedó en obra negra, por lo que los caminos de piedra están inconclusos y aún hay material de construcción a los lados.


Algunos de los respiraderos de mina que hay a lado de los caminos están descubiertos, donde los trabajadores colocaron precariamente los tubos que quedaron de la construcción para evitar que las personas entren.


En esta área del Ecoparque, la seguridad es nula y algunas piezas de los atractivos y espacios de descanso fueron robadas, donde los principales saqueos ocurrieron el altar que se construyó.  
En la mayoría de las áreas están llenas de basura de latas de cerveza, envases de vidrio y bolsas de plástico; la única parte cuidada es el área central del Ecoparque, donde se encuentran las oficinas.


Según algunos trabajadores del lugar, las labores que se realizan consisten en la limpieza de las áreas, pero no hay trabajos de mantenimiento en las áreas.