×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias de Lobos
Mi delito ser violento y alcohólico
Ivonne Nava García
~
21 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El abuso de bebidas embriagantes ocasiona un sinfín de problemas sociales. Algunas solo quedan en pleitos, otros terminan en desgracias. Muy frecuentemente algunas personas que no controlan su manera de beber, en estado etílico se transforman en sujetos violentos e irracionales, suscitando peleas y riñas. 
 
En esta historia un hombre conocido por su carácter violento, es participe de una riña. En esta ocasión él termina privado de su vida y otro hombre privado de su libertad.
 
Problemas
Ese día iba en compañía de tres amigos, pasamos por la casa de otro compa que le decimos el “reyna” y él nos invitó a quedarnos, nos ofrecieron una cerveza, no la quisimos porque estaba caliente.
 
Fuimos a la gasolinera y trajimos unas cervezas frías y ahí seguimos escuchando la música. 
Estábamos muy a gusto como dicen “chupando tranquilos” pero en eso llegó este chavo que se murió, con su suegro. 
 
Hace un tiempo, como 4 años yo había tenido unas discusiones con él y fue porque él se andaba peleando con un primo y yo solo me metí a separarlos pero él se tomaba las cosas muy personales.
Cuando llegaron me empezó a decir que quería hablar conmigo, yo le decía que no, que se retirara que ya andaba muy tomado. 
 
Ya lo conocía de cómo se pone cuando anda borracho, porque en la colonia todos lo conocemos como es de agresivo. Ellos llegaron, será como a eso de la 1 de la mañana y llegaron en caballos. Entre los dos se me cerraban con sus caballos, yo me retiraba de con ellos, pero el occiso seguía insistiendo. 
 
También su suegro se me ponía y me insultaba. Yo le di un golpe en la cara a su suegro porque ya me habían cansado. Si caminaba me echaban a los caballos, se me cerraban y se burlaban. Se lo di con la mano empuñada, le pegaría como por la mandíbula. 
 
Él dice que yo no le pegué, pero si le pegué. Decía que porque andaba con su yerno y por eso le daba la razón. Eso ya fue como por ahí de las 3 de la madrugada, porque duraron como 3 horas ahí molestando. Iba y me decía insultos, me echaba los caballos y luego se iba a seguir tomando cervezas. 
 
Cuando le pegué al muertito fue en la cara y le di como 2 o 3 con el puño cerrado, se los di en la cara como entre la mejilla y la mandíbula. De ahí se paró y se fue como para su casa o sea para abajo donde está el arroyo, yo sí me fui siguiéndolo, pero para que ya no se regresara, seguía insultándome y a mi esposa también. 
 
Yo me quedé por la casa de otro vecino, pero yo ya no lo veía para donde se fue. Cuando me estaban insultando vi que su suegro le pasó una navaja y por eso es por lo que yo le pegué con la mano en la cara. 
 
El occiso ya había tenido muchos problemas ahí en la colonia, porque era violento y se ponía muy agresivo cuando tomaba. 
 
A mí no me consta que se drogara, pero no andaba en buenos pasos. Desde ese momento ya no lo volví a ver. Poquito después yo me fui a mi casa que queda para el lado contrario del pueblo. 
 
Muerto
Cuando llegué a mi casa estaba mi esposa, ella me vio que llegué normal, si andaba tomado pero solo me había tomado como 6 cervezas.  A la mañana siguiente fueron los ingenieros del vivero por las llaves, yo me presenté a trabajar y estuve trabajando normal yo entraba a las ocho de la mañana.
 
Me enteré al siguiente día de que lo habían hallado muerto en un traspatio de la casa en donde vivían.
 
En donde lo encontraron está muy “trabuco”. Para pasar a ese patio hay que pasar un portón y para pasar a ese patio hay que pasar por el patio donde estaba el cuarto en donde vivía este chavo y su mujer. Cuando a mí me dijeron que ahí lo hallaron yo pensaba que en el primer patio pero lo encontraron hasta adentro. 
 
A mí me están culpando porque fui el último que tuvo broncas con él. Pero si le buscan medio pueblo ha tenido problemas con él y el otro medio se ha peleado a trancazos con él. 
Todo se ha basado en puros chismes, uno oye algo y luego dice que él vio y luego lo cuenta a su forma. Pero a veces ni estaban ahí y dicen que hasta vieron todo.  
 
Yo me presenté al ministerio público, porque yo sabía que esos golpes que yo le había dado y que reconozco, no eran para dejarlo grave. Porque de ahí se fue bien, andaba muy borracho eso sí, pero con 3 guantadas a la cara nadie se muere. 
 
Yo no sé qué haya pasado en su casa, pero para entrar hasta ahí, hay que pasar por las casas de ellos mismos. En las declaraciones la mujer de él dice que ella no le quiso abrir porque iba muy borracho. 
 
Ahí hay cosas raras, pero cada quien. Yo vi que su suegro se fue detrás de él. Yo no sé qué pasaría después porque yo me fui a mi casa. Pero como yo me presenté para aclarar todo a mí me encerraron, yo quiero mi nombre limpio porque yo no lo maté. ¿Por qué debo tener manchado mi expediente si yo no maté a nadie?
 
La versión del suegro
Mi yerno no tenía amigos porque él, no sé, como que no lo querían. Siempre que tomaba con cualquiera salía de pleito. 
 
Ese día había música en la casa del “reyna”, nomás nos paramos a ver qué, entonces estuvimos tomando y escuchando. Ya de ahí no me di cuenta de nada, yo no vi cuando golpearon a mi yerno. 
Ahí me quedé tomando, de mucho rato me fui a mi casa. Cuando me empecé a controlar todavía no había amanecido, llegué a la casa borracho. Mi hija me dijo que si había ido a buscar a su marido, pero le dije que no. 
 
Bueno me dice ella que eso le contesté, como andaría que ni me acuerdo. Mi yerno era muy celoso, dijo mi hija que no me abrió la puerta en la noche debido a que yo andaba muy borracho y que como mi yerno era muy trabajoso mejor no me abrió. 
 
Yo me juntaba con mi yerno, lo hacía porque él no tenía amigos ya que ni sus tíos lo querían nada, nadie se juntaba con él. 
 
Varias veces llegó a maltratar a mi hija, yo lo que digo es que la ley se encargue del culpable, sean parientes o no. Yo no puedo decir que se merecía morir porque a fin de cuentas era el papá de mis nietos, pero el si me llegó a maltratar a mi hija, me la golpeaba. Ella era más chica, se aprovechaba. 
 
Yo lo aconsejaba para que no la maltratara. Mi hija era como como diez años más chica que él. Discutía de cualquier cosa aun porque lo miraban, pero él era así. Ya lo habían denunciado porque había golpeado a un muchacho. Era de dar problemas.
 
Ese día cuando llegamos al tamborazo de ahí si me acuerdo.  Pero después de estar tome y tome, pues es que ya me puse borracho y no me acuerdo. 
 
Que yo recuerde no, en ningún momento este chavo me pegó en la cara ni yo le pase ninguna navaja a mi yerno. A lo mejor el si me los pudo haber dado, yo no me acuerdo, pero si alguien dice entonces sí.  Yo no los vi pelear. 
 
De cuando me retiré de ahí me fui para abajo para el lado de la casa de mi hija, tuve que haber entrado por la puerta del corral. En la mañana llega mi hija asustada y me dice que su marido estaba muy golpeado, pero yo no me levante luego, sino que fue otra vez mi hija y ya fui a ver qué había pasado. 
 
De ahí me vine para Villanueva a dar parte para que detuvieran a Pedro, pues quien más si con él estábamos en la noche.
 
Víctima provocadora
El hombre que perdió la vida en estos hechos, en los cuales, cualquiera pudo privarlo de su existencia; en vida, generaba conflictos en donde no existían, convirtiéndolo en una víctima de tipo provocadora.  
 
En diversas ocasiones estuvo involucrado en situaciones violentas y conflictivas con varias personas, tenía varias sentencias en su contra por el delito de lesiones, esta constante en su personalidad invariablemente terminaría en una situación trágica. 
Desgraciadamente quizá, una persona inocente terminó encarcelado.