×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Recreo

La primera generación de la reelección consecutiva

J. Luis Medina Lizalde
~
29 de Enero del 2018 08:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Debuta en Zacatecas la primera generación de la reelección  consecutiva para presidentes municipales y diputados locales,  se empieza a configurar la lista de los que buscarán que las urnas les otorguen  otro período constitucional más después de haber ejercido la mitad del tiempo constitucional  debido  a que el ciclo se redujo por única vez a dos años para alcanzar la simultaneidad de elecciones locales y federales ya que habrán de solicitar licencia un semestre antes de concluir.

La generación de candidatos a cargos de elección popular corresponde a la etapa más hueca ideológicamente de la Historia de México cuyo debut formal  en los mandos del país fue el primero de Diciembre del 2000, cuando tomó el poder un personaje que nos ponía en ridículo cada vez que salía al extranjero, como cuando  en vez de “Borges” llamó “Borgues” al gran poeta argentino y que no tuvo empacho en llamar “lavadoras con patas”  a las mujeres, se trata de políticos sin contenido, ignorantes, pendientes de la ocasión y sumamente ambiciosos , hechos a la medida  para que no estorben el saqueo inmisericorde de la riqueza natural de nuestro país e indiferentes a las penurias sociales de la inmensa mayoría, no es de extrañar que siendo la peor generación de políticos en toda la historia nacional impulsaran una reforma que  reinstala la reelección  cuya abolición costó tanta sangre.

No dispongo de datos fehacientes para saber si el gobernador y sus allegados ya contrajeron el virus que impulsa a enriquecerse desde el puesto público, todavía es prematuro anticipar si la honestidad es meramente  una imagen cultivada para ganarse a una ciudadanía irritada y desconfiada o si en verdad es como dice ser.

 

 Corrupción como estrategia de control

 Lo que si estamos en condiciones de registrar es que su gobierno no ha tenido la voluntad de cuidar con honestidad  los recursos públicos al permitir que bajo el esquema de “gestión” varios diputados oficialistas dedicaran esos recursos a preparar su reelección repartiendo bultos de cemento y otros bienes cuyo suministro debe correr a cargo de dependencias específicas. A cambio de “jalar parejo” con las iniciativas que desde el ejecutivo turne a la Legislatura aunque sean profundamente perjudiciales para la población.

Las herramientas legislativas asignan  bajo el concepto de ayuda social  aproximadamente dos millones de pesos a cada diputado que tiene manga ancha para utilizarlas como le plazca, alguno podrán usarlos para los fines que dicen que fueron creadas, otros  se quedarán con una parte y la otra la usarán para crear simpatía política en su entorno y otros podrán disponer íntegramente de las mismas, para eso las empresas fantasmas y las complicidades mediante para la facturación son infinitas.

Si usted habla con políticos que fueron diputados antes del  ciclo negro que empezó con Fox podrá advertir que ni en los ayuntamientos ni en la legislatura existían estas prácticas aberrantes,  ni tampoco la de bajar recursos a cambio de un porcentaje conocido como “moche” bajo la batuta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, instancia cuya misión es corromper para controlar, por eso, a los diputados se les criticaba por serviles y levanta dedos  como ahora pero sin que salieran tan caros.

Hay  quienes desde  la oposición aprendieron pronto a disfrutar de las oportunidades y entraron acríticamente a la política clientelar de reparto de las “ayudas sociales”  o al embolso disimulado de las mismas, favoreciendo   la perpetuación del partido gobernante debido a que los diputados con derecho de picaporte, que son los que están bajo control del gobernante, disponen  además de las herramientas del cemento de Sedatu y  las cocinas de Sedesol,  de manera que  quedan bien y poco gastados ante un electorado empobrecido que no sabe el impacto en su calidad de vida de lo que sus representantes hacen o dejan de hacer.

 

Sin pobres no hay paraíso... electoral

Finalmente, saben bien que los pobres votan más fácilmente motivados por una cobija o una silla de ruedas que por la aprobación de una ley de ingresos socialmente justa aunque tal  ley  lo mantenga en estado de necesidad perpetua, tampoco los votantes esos pobres conquistados  con dádivas en vez de con derechos están en condiciones de relacionar el mal desempeño de los gobiernos sin poder legislativo que los supervise.

No es cuestión de personas, es un sistema que deposita su estabilidad en la corrupción, en todos los partidos hay a quienes les repugna la política como negocio que ahora predomina.

La reelección  por sí misma no es buena ni mala para los pueblos pero en estas condiciones es totalmente contraproducente  para la sociedad, hoy es una perniciosa vía de continuidad de los mismos vicios.

Nos encontramos el jueves en El Recreo.