×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Oriéntate
Alimentos para un almuerzo rápido, práctico y nutritivo en el colegio
Redacción
~
02 de Febrero del 2018 09:42 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen / El lunch puede convertirse en algo saludable y divertido para los estudiantes.

Una de las rutinas que se retoman con el regreso a la escuela es la de preparar el almuerzo de media mañana para la hora del recreo. Parece difícil no caer en el recurso fácil: las papas fritas, los refrescos, los embutidos, entre otras cosas deliciosas, pero que no son saludables.

Lo cierto es que hay opciones mucho mejores que son fáciles de preparar y sobre todo que son deliciosas y saludables.

Algunas de las opciones ideales son:

Bocadillos

Se recomienda que los bocadillos sean de pan integral, hay muchas opciones para acompañarlo y que no sea el típico sandwich, se puede mezclar con ingredientes baratos y que se tienen a la mano como el tomate y queso fresco, aguacate y salmón ahumado, pimientos, crema de cacahuete sin azúcar y pasas, pepino y atún, queso, pera, huevo cocido a rodajas y lechuga,… ¡Que no nos de miedo innovar!

Lácteos

Lo importante es que no sean lácteos azucarados, el yogurt natural, el queso fresco, el requesón o la leche son buenas opciones y se pueden comprar en presentaciones individuales en los supermercados.

El yogurt o el requesón pueden prepararse en un pequeño tupper con canela, fruta seca, ralladura de naranja o trozos de fruta fresca y el queso fresco se puede acompañar de un puñado de frutos secos.

Fruta

Fruta de temporada, hay algunas muy fáciles de pelar y consumir como los plátanos o las mandarinas.

Para aquellas más trabajosas podemos tomarnos la molestia de prepáralas en casa y llevarlas limpias y en trozos. Para evitar que se pongan negras, es suficiente con echar unas gotas de zumo de naranja por encima, puede ser divertido para los niños ir explorando mes a mes aquellas frutas que están de temporada e ir cambiando en cada época del año.

Galletas

El almuerzo saludable se nos empieza a complicar, es frustrante que se marque como obligatorio para llevar a la escuela un alimento que no debería formar parte de la alimentación habitual de un niño.

Podemos recurrir a galletas caseras hechas solo con avena y plátano, si además las preparamos junto a los jóvenes, seguro que les hace mucha más ilusión llevarlas a la escuela.

Postres

Al menos una vez por semana hay que consentir a los estudiantes, al contrario de las galletas, los postres pueden incluirse en su lunch al menos una vez por semana, pero en porciones pequeñas.

Esto le dará dinamismo al almuerzo y se logrará que no se convierta en una rutina aburrida, en la que parece que no se puede comer un dulce  y que todo es aburrido.

Lo ideal son las donas pequeñas, cupcakes o incluso algún dulce pequeño que hará la diferencia.