×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias de Lobos
Mi delito... sembrar duraznos
Ivonne Nava García
~
04 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Hay graves situaciones que inician con algo que pudiera ser fácilmente solucionado, pero que debido al orgullo o a la intransigencia se va a haciendo una bola de nieve con repercusiones incluso de vida o muerte.


En este caso 2 personas de una comunidad cercana a Jerez Zacatecas, tienen un conflicto de intereses debido a que el ganado de uno atraviesa las tierras del otro causando destrozos. Todo va creciendo de tal manera que están a punto de enfrentarse a balazos. 


Sembradío de duraznos 
Nosotros nos dedicamos de por vida a la siembra de durazno. No le voy a decir que nos hemos hecho ricos de eso, pero sí nos ha dado para vivir a casi 5 generaciones.

 
Cada año buscamos mejorar la calidad del durazno. Uno de mis hijos estudio ingeniería agrónoma y él le sabe mejor a eso de los fertilizantes. Para este año esperábamos la cosecha de 25 a 30 toneladas por hectárea. 


Pero entre las heladas que para marzo o abril todavía están cayendo, se va acumulando la perdida. Le metimos malla para las granizadas y con eso no le perdemos tanto. 


Es muy accidentado esto de dedicarse al campo, hay que trabajar mucho para sacarle muy poco. 
Y luego hay que batallarle con otros problemas que uno ni siquiera se imagina. 


Tránsito de ganado  

Tenemos de vecinos a un ganadero y su familia. Nunca habíamos tenido problemas con ellos porque el señor es muy tranquilo y consciente. Como a todos a ellos les fue un poco mal y para no dejar caer el rancho mi vecino se fue a trabajar al otro lado. 


Dijo que nada más se iba a estar unos 2 años hasta que empezara a “agarrar agua la nubecita” y luego se “devolvía pa’ tras”. Dejó de encargado a uno de sus cuñados. Por mis tierras tenían que pasar las vacas de este hombre porque por ahí esta el ojo de agua a donde van a beber los animales. 


No nada más los de él, ahí van de muchos lugares. Pero a los de él les quedaba mejor atravesar por mis huertos. Ya le teníamos la vereda para que por ahí transitaran y no hicieran destrozos. 


Para esto los animales tienen que ir con vaquero, porque si no “ganan para otro lado”. Así hemos estado desde que tengo uso de razón. No había habido problemas, porque como le digo mi vecino el dueño de los animales siempre ha sido muy responsable con sus animalitos.

Descuido 

No le puedo decir lo mismo de este hombre. En cuanto se fue mi vecino empezamos a ver animales solos y dispersos. Sabíamos que eran de el por la marca del animal. Mis trabajadores como veían uno lo espantaba para que no se fueran a tragar los retoños del durazno. 


Pero no siempre traía a los trabajadores cuando pasaban los animales. Yo me hacía la idea de que iban con el vaquero. Pasaron 2 meses de que empezaron a echar los retoños cuando nos dimos cuenta de que las vacas se estaban tragando los retoños. Para eso ya se había tragado los retoños de 1 hectárea. 


Para mí eso significaba pérdida de más de 50 mil pesos, porque los retoños que se tragaron ya no iban a retoñar. Ni siquiera el siguiente año. Porque como le arrancaron las ramas a esos árboles hay que plantar de nuevo para no arriesgar. 


Es mucha pérdida, yo lo que necesito es que este hombre asuma su responsabilidad y me pague. 

Vaquero dormido

Si yo dijera que este hombre “ora el vaquero” no tuvo la culpa, pues bueno, que le hace uno son animales y esos ganan para donde hay comida o agua y si la comida les queda por su pasada al agua, los animales van a aprovechar. 


Ya se le había dicho pero no hizo caso. Se le dijo desde las primeras veces que vimos a los animales dispersados. Este no acató por andar en la “peda” se quedaba dormido en el potrero, nada más les abría la puerta a las vacas y él se ponía a pistear o a curársela. 


De ahí se quedaba bien dormido. Hasta mis trabajadores le sacaron unas fotos para que quedara constancia. 


Ya fue mucho 

Una y otra vez fui a hablar con él para que le pusiera solución a esto. De plano pensamos en taparles el paso a los animales para que le tuvieran que rodear. Pero se brincaron la alambrada de púas. 


Ese día nada más oíamos bramar a una de las vacas que quedo bien ensartada en los alambres. La tuvieron que soltar mis trabajadores. De ahí dije que ya era mucho de estar batallando. Les dije a mis trabajadores que se trajeran las trocas. 


Arreamos al ganado, lo subimos a las trocas y me las lleve a un corral. Agarré parejo y de lo que se pudo. Había mucho becerro y así los cargué a grandes y chicos. 


Para las 6 de la tarde cuando se dio cuenta de que sus animales no regresaban fue a preguntar. Como el corral no estaba muy lejos de ahí se oían chillar a los becerros.

Amenazas y graves problemas
Hablé con él y le dije que quería que me pagaran los 50 mil que yo estaba perdiendo. Que era lo que las vacas se habían tragado y más los árboles que tenía que reponer. 


Pero que nada más de las pérdidas de la cosecha eran 45 mil. Me mandó al “carajo”, me mandó más lejos pero yo le dije que las cosas se tenían que arreglar o que no le iba a devolver a los animales hasta que me pagara. Se molestó muchísimo. Me dijo que no me la iba a acabar. 
Todavía le dije que mejor hablara con su patrón y me dijo que él era el patrón. Y que él iba a sacar a sus animales sobre quien se le pusiera enfrente.

Altercados

Lo vimos que se encaminó al corral. También nos subimos a una troca y fuimos para alcanzarlo. 
Cuando llegó se fue para romper la cadena y los candados que les pusimos al corral de los animales. 


Uno de mis trabajadores se le dejó ir para quitarlo. Pero en eso vimos que sacó una pistola de la cintura.Le dijo quítate o te mató. Y se agarró a tirarle al candado. Nada más rebotaban los balazos. 
Les dije que mejor nos retiráramos no fuera a suceder una desgracia. Para esto mi hijo ya había ido a buscar a la familia y a hablar con ellos. Cuando regresamos a la casa les dije que no se les iban a entregar los animales. 


Me decía la señora que se los regresara porque a los becerros todavía los estaban amamantando. Le dije que no, que me pagaran lo que se había perdido o no volvían a ver sus becerros. Que le hablara a su señor al otro lado para que el respondiera.

Trato injusto

Yo ya estaba muy enojado les di 3 días para que me dieran una respuesta. A los 3 días llegó el hombre, se había dejado venir del otro lado. 

Buscamos arreglar todo esto mediante una manera de justicia alternativa y se arregló todo para que me pagaran 10 mil pesos por los daños. 


Me hicieron reflexionar que si nos empezábamos a matar por ese problema no se iba a terminar nunca. Para mí el trato fue injusto, pero de eso a nada pues eso.


La Justicia Alternativa es uno de los cambios más importantes en la Reforma Penal, ya que es un método de solución de conflictos rápido y eficaz, en el que se evita que tanto las partes tengan un desgaste económico y emocional como representa ir por la vía de un litigio penal.


Este procedimiento significa una suma de voluntades, porque las partes están dispuestas a llegar a acuerdos propios que las favorecerán a través del apoyo de una persona neutral capacitada para encontrar una solución pacífica, es decir, un mediador o conciliador.