×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Exclusión por inclusión

Gerardo Luna Tumoine
~
13 de Febrero del 2018 09:01 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La violencia religiosa es un concepto que cubre los fenómenos en los cuales la religión en cualquiera de sus formas es sujeto u objeto de comportamiento violento motivada por preceptos religiosos, textos o doctrinas, así lo hemos visto en la historia de las religiones.

Hoy se puede respetar, trabajar y colaborar con las diferentes creencias para un fin común, se puede lograr la armonía interreligiosa por medio de una paz interior de los individuos y por ende la armonía social.

Para lograr una cultura de paz, los hombres deben de empezar a practicar su mente y a ordenar sus pensamientos, es decir, deben dejar de lado todo aquello que discrimine, denigre y separe y excluya.

En la actualidad sigue presente la anomia que es el estado de desorganización social o aislamiento del individuo como consecuencia de la falta o la incongruencia de las normas sociales, o como  decía Karl Marx, la alineación social que marca la exclusión. 

En tiempos de Jesús había exclusión en la sociedad lo que lleva a un desorden social, señaló algunos ejemplos de la segregación: leprosos, camilleros, carniceros, pastores, samaritanos, prostitutas y mujeres.

Los leprosos no se les permitía entrar a la ciudad, están alejados de la sociedad, sin embargo cuando se actúa con un pensamiento claro, libre y sin miedo es fácil intégralos, como la actitud de Jesús, Él los incluyo .. “lo toco y quedó sano”. 

Los pastores otro oficio excluyente, son los primeros en saber que nacerá el Mesías, se les incluye para una misión importante.

Samaria una región que dio refugio a personas que buscaban justicia, iban contra la leyes de los judíos por eso eran odiados, sin embargo recordemos la parábola del buen samaritano, actúa sin miedos, con afecto y compasión,

Ser mujer y la prostitución, basta recordar la inclusión de Jesús a la mujer Samaritana y el ejemplo mas claro es el de María Magdalena.

Hoy no tenemos paz social ni tampoco una actitud de tolerancia, de respeto y no discriminación, seguimos igual que hace dos mil años, mientras no cambiemos nuestra actitud mental van a seguir existiendo todas las formas de exclusión contra personas con discapacidad, preferencias y orientaciones sexuales, etnias, adultos mayores, migrantes, mujeres, trabajadoras domésticas y prostitutas.

La paz no significa ausencia de conflicto, porque las diferencias siempre van a estar ahí; la paz significa la solución de estas diferencias a través del dialogo, afecto y inclusión.