×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Autos 2017
Asientos para niños: lo que hay que saber
Redacción
~
15 de Febrero del 2018 09:50 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El uso de asientos especiales puede prevenir accidentes graves.

Los niños llegan con un pan bajo el brazo, y también traen consigo una nueva rutina colmada de desafíos y aprendizajes, algo extremo para los padres primerizos. Las listas de supermercado se alargan, las reuniones familiares ya no son como las de antes, las horas de sueño se interrumpe.

 En este nuevo orden de cosas, también es preciso adquirir nuevas lógicas a la hora de viajar sobre cuatro ruedas.

Los niños deben hacerlo en asientos especiales y homologados, sea en trayectos cortos o durante viajes largos. Es importante notar que en viajes extensos es preciso establecer períodos intermedios de descanso, puesto que la fisonomía de los más pequeños no está preparada para pasar largas horas sentados. Ahora bien, a la hora de comprar es importante tener en cuenta cuál es el más adecuado según la edad y peso del niño, además de contemplar las dimensiones del vehículo en el cual será instalado.

En términos generales, existen tres tipos de asientos para niños: Aquellos destinados especialmente a los más pequeños, de hasta 9 kilogramos, aproximadamente a los seis o siete meses de vida; el modelo convertible para niños de hasta tres años; y los asientos elevadores o taburetes (booster seats, en inglés) para niños de cuatro a doce años de edad o que alcanzan el metro y medio de altura.

Este último modelo se utiliza, según recomiendan especialistas en la materia, con el cinturón de seguridad inferior y no con aquel que cruza el cuerpo.

Para todos los casos, es importante la elección del asiento y su correcta instalación en el automóvil. Diversos estudios dan cuenta que muchos accidentes se deben a faltas en este punto.

¿Mirando hacia el frente o hacia atrás?

La Academia de Pediatría de Estados Unidos (AAP), indicó que los asientos para niños deben orientarse mirando hacia la luneta del automóvil de espaldas a los ocupantes delanteros y en el sector posterior del vehículo hasta que los niños cumplan los dos años de edad. Según este organismo, en esta posición los riesgos se reducen en un 75% en caso de accidente. Luego, ya más crecidos, el asiento puede ser orientado hacia el frente y se recomienda que viajen de esta forma, en el asiento trasero, hasta los trece años de edad.

Tips para tener en cuenta:

Lea atentamente el prospecto: Es recomendable leer con atención las instrucciones que acompañan el producto. Si bien es usual desestimar esta tarea, allí es posible encontrar información útil para la instalación e incluso los límites de edad o de peso para cada caso.

Ante cualquier duda, consulte…: Leer esta nota es un buen primer paso para estar informado, pero sólo un primer paso. En este terreno, es bueno consultar a un experto en la materia, incluso observar el modo en que instala el asiento para aprender su técnica.

Es saludable tener en cuenta que, en términos genéricos, la lógica a mayor precio, mayor seguridad no siempre es verdadera.

¿Cómo saber si la silla ya no es útil para el niño?

Una máxima general: si su cabeza supera el respaldo, ya es hora de pasar al siguiente nivel.

Por último, ¿qué hacer si los niños no se quedan tranquilos en el asiento? El mejor consuelo para los padres es evaluar que aquella posición es la más segura para los pequeños, además es posible afirmar que los niños acostumbrados a viajar de tal modo no suelen protestar. Ellos seguros, y el padre o la madre, tranquilos al volante.