×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Coincidir

Isabel Orendain
~
16 de Febrero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Debemos ser conscientes del diminuto espacio que ocupamos en el universo y disfrutar más de la vida.
Cortesía / Debemos ser conscientes del diminuto espacio que ocupamos en el universo y disfrutar más de la vida.

El otro día estaba viendo con mi esposo un programa sobre las galaxias y nos pusimos a platicar sobre qué impresionante es que dentro de la inmensidad del universo nosotros estemos viviendo en un pequeñísimo planeta, justo ahora y en este momento.

Se calcula que en nuestro universo observable hay mínimo entre 100 mil millones y 200 mil millones de galaxias. 

En el diccionario, la definición de galaxia es que es una agrupación de estrellas, cuerpos celestes y materia cósmica que está concentrada en una determinada región del espacio por efecto de la atracción gravitatoria y constituye una unidad en el universo.

La cantidad de estrellas que forman una galaxia es incontable; desde las galaxias enanas, con 10 billones de estrellas, hasta las galaxias gigantes, con 10 billones de billones de estrellas.

Para darnos una idea de dónde vivimos, nosotros como planeta Tierra estamos ubicados dentro de uno de tantos millones de sistemas solares dentro de una galaxia que se llama la Vía Láctea. 

La Vía Láctea es nuestra galaxia y la podemos ver cuando la noche es clara como una franja blanca que atraviesa el cielo de lado a lado, con muchas estrellas.

La Via Láctea es una galaxia grande, espiral y puede tener unos 100 mil millones de estrellas, entre ellas, el Sol. En total mide unos 100 mil años luz de diámetro y tiene una masa de más de 2 billones de veces la del Sol.

Nuestro sistema solar está en uno de los brazos de la espiral, a unos 30 mil años luz del centro y a unos 20 mil del extremo.

Cada 225 millones de años el sistema solar completa un giro alrededor del centro de la galaxia y se mueve a unos 270 kilómetros por segundo.

Hay que reflexionar y darnos cuenta de cuán afortunados somos por estar viviendo este preciso momento, en este preciso planeta dentro de una inmensa y precisa galaxia, y dentro de un inmensísimo universo.

Si valoramos nuestra vida desde esta perspectiva del universo, el ahogarnos en un vaso de agua por cualquier cosa suena no ridículo, sino extremadamente ridículo.

Hay que ver nuestra vida objetivamente, salirnos un poco de ella para analizarla y resolver todos nuestros retos diarios.

Hay que apreciar la vida en este planeta Tierra y aprovechar y disfrutar el tiempo que nos queda por vivir.

De nosotros depende vivir felices o vivir tristes, de nosotros depende el disfrutar con los demás, con los que nos tocó coincidir en esta vida dentro de este lapso tan diminuto del tiempo.
Como dice la canción:

Soy vecino de este mundo
por un rato
y hoy coincide que también
tú estas aquí
coincidencias tan extrañas
de la vida
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir

Si la vida se sostiene
por instantes
y un instante es el
momento de existir
si tu vida es otro instante
no comprendo
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir...