×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Recreo

Reelección, el fracaso que viene

J. Luis Medina Lizalde
~
26 de Febrero del 2018 10:35 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Los cargos de representación deberían durar todo el tiempo que los representados quieran, las reelección consecutiva no debería tener más límites siempre y cuando existan dos condiciones: voto libre e informado y revocación de mandato, cuando faltan esos dos elementos (y sin duda en México faltan), la reelección es una mala noticia para los pueblos.

Zacatecas se estrena en la reelección con muy malos augurios, la 62  legislatura local está en camino de transmutarse en la 63 debido a que  más de la mitad de sus integrantes están en vía de repetir si el voto los favorece, otros no podrán cumplir su anhelo porque factores intrapartidarios lo impiden, así las cosas vale la pena si el argumento principal de los impulsores de la reelección se confirma, es decir si la reelección es un camino a la profesionalización del legislado superando el modelo de legislador sumiso y prebendero ante el ejecutivo y al opositor infantil.

El legislador local no es regulado por un marco jurídico que lo obligue a atender sus deberes, puede faltar cuanto quiera a sesiones plenarias y de comisiones, para ello basta que sus secretaria presente un rutinario oficio solicitando permiso que se concede en automático, sin indagar que dice y mucho menos confirmar si es verdad lo que dice el oficio de marras, la corta duración de los períodos ordinarios es otro factor, la obligación de cada comisión de sesionar dos meses al mes de manera obligatoria es incumplida por una alta proporción de las mismas debido a la dificultad del quórum, las giras del gobernador son un factor constante de convocatorias fallidas de sesiones de comisiones y en ocasiones hasta de sesiones plenarias.

Los fondos asignados a cada diputado para ayuda social popularmente conocidos como “herramientas legislativas” es la estrategia de control más eficaz ideada por el gobernante para que los diputados no cumplan su función de contrapeso, algunos usan el recurso para mantener clientela y estructura propia en territorios de su interés, otros se los embolsan, hay quienes le dan uso solidario toda vez que en caso de rechazarlos la normatividad permite que se reparta como “economías” entre los propios legisladores, todos acreditan con facturas el destino de esos recursos, unas facturas son falsas, otras son de verdad.

La normatividad interna permite sesiones secretas para abordar “el presupuesto interno” en contradicción con la legislación de transparencia y los usos y costumbres permiten que al final de la legislatura  promuevan  bases, despidos y nuevas contrataciones decididas por dos otros diputados a espaldas del resto, en resumen, con mientras no cambie su marco jurídico propio, el Poder Legislativo es “poder” sólo de apodo y la reelección en nada fortalece la profesionalización de la función legislativa como lo proponen los impulsores de este paso para  atrás.

 

 Kramer contra Kramer

Pero por si fueran pocos los signos de que la reelección es un paso en falso, la semana pasada hubo un hecho que arroja luz al respecto, el diputado local Jorge Torres Mercado cultivó pacientemente su regreso a la presidencia municipal de Valparaíso,  defensor abierto de las “herramientas legislativas”, dio los pasos necesarios para regresar al gobierno de su lugar de origen, todos mundo daba por hecho que no habría dificultad para que el PRI lo hiciera su candidato y hacia allá apuntaban las cosas pero inopinadamente alza la mano al actual presidente de Valparaíso para decir que él también quiere repetir dado que la reelección consecutiva es perfectamente legal, para eso los ciudadanos del terruño de ambos se trasladaron en camiones hasta la sede estatal del PRI para manifestar su apoyo al edil.

¿Imagina  usted la capacidad de imponerse un presidente municipal que dispone de programas sociales, nómina, contratos para obra y proveedores, contacto con dirigentes en colonias y comunidades?

Una realidad de elecciones viciadas por el dinero público y privado la opción de impulsar a la reelección a presidentes municipales, legisladores locales y federales no será solamente para los ciudadanos en su condición de tales, también podrán optar apoyar con su dinero la permanencia en el cargo de sus cómplices los narcos, los constructores que dan “mochada” los caciques regionales y demás malas yerbas que tenemos en nuestro jardín.

 

Algún día será viable

La reelección será positiva para México  cuando la revocación del mandato y el voto libre y verazmente informado sean realidad, lo lograremos más pronto si buena parte del periodismo mercantil  deja de instalarse en el “todos son iguales” y en registrar banalidades para evitarse el trabajo de conocer los productos legislativos, y su relevancia para el entorno.

Medio siglo de reelecciones del senador Edward Kennedy muestran la diferencia entre lo legítimo  y  lo que tenemos.

Nos encontramos el jueves en El Recreo.