×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Fraccionamiento El Hípico, en la decadencia y el olvido

Noé Marín
~
13 de Marzo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Las casas presentan grafitis, vidrios rotos y ya no tienen puertas.
Miguel Alvarado / Las casas presentan grafitis, vidrios rotos y ya no tienen puertas.
Las casas que se puedan recuperar podrían reofertarse.
Miguel Alvarado / Las casas que se puedan recuperar podrían reofertarse.

Por la inseguridad, falta de infraestructura y morosidad, cerca de la mitad de las casas de El Hípico fueron abandonadas y otras nunca se habitaron; más de 10 años después de su fundación, el fraccionamiento luce en obra negra.

Además, la colonia se ubica alejada de la mancha urbana, cerca de la comunidad Cieneguitas y con muy poca conectividad, pues solo al ruta 14 brinda servicio de transporte. 

Cuando se construyó el fraccionamiento, los beneficiarios pagaron cerca de 45 mil pesos por un predio de 15 metros de largo por 6 de ancho, donde la constructora entregó un pie de casa de 26 metros cuadrados; una sala, baño y cocina.

Más de 10 años después, con solo dos calles pavimentadas, la mayoría de las casas del fraccionamiento están entre terracería, donde tampoco se designó un área verde.

En todas las calles hay varias casas abandonadas con visibles deterioros, debido a la falta de mantenimiento, los saqueos y los actos de vandalismo; presentan grafitis, vidrios rotos y ya no tienen puertas.

Los vecinos del fraccionamiento informaron que son pocos los propietarios que viven en las viviendas, debido a que la mayoría las abandonaron para rentarlas, pero hay algunas que nunca fueron habitadas.

Al haber muchas casas solas, indicaron que el fraccionamiento se convirtió en un refugio para el vandalismo y es normal ver grupos de jóvenes ajenos a la colonia en las esquinas, por lo que después de cierta hora prefieren no salir a las calles.

Ante la falta de una propiedad, algunos señalaron que buscaron en la Seduvot obtener un crédito para ocupar las casas solas, pero les fue negado; lo mismo ocurrió con algunos familiares que no viven en la colonia.

Hugo Díaz Soto, titular de la Dirección de Desarrollo Urbano, Ecología y Medio Ambiente del ayuntamiento de Guadalupe informó que uno de los problemas en el fraccionamiento fue el bajo cumplimiento del pago de los beneficiarios, quienes prefirieron abandonar las casas.

“Sucede mucho, hay quienes pierden el trabajo o el patrón cae en morosidad al grado de que se recogen las casas y se reasignan”, expresó.

Los créditos y escrituras, indicó, los entregó la Consejo Promotor de la Vivienda Popular (Coprovi), ahora Seduvot, que cobraba alrededor de 600 pesos mensuales, donde solo una parte de beneficiarios concluyeron los pagos.

El problema con algunos predios es que se requiere de un proceso jurídico para obtener la posesión legal que permita ofertarlas a más personas, comentó.

Pedro Valdez Romo, subsecretario de Vivienda de la Seduvot, dijo que se debe revisar la situación de cada casa deshabitada, debido a que la dependencia solo tiene injerencia en aquellas que aún no se acaban de pagar.

“Las casas se entregaron en condiciones normativas, las condiciones económicas para algunas familias pudieron cambiar, pero eso no significa que podremos quitárselas”, comentó.   

Las viviendas que puedan ser recuperadas, agregó, podrían ser reofertadas a las personas que tengan la necesidad de un hogar, como una forma de rescatar la ocupación del fraccionamiento.