×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Revolución Rusa-Revolución Mexicana

María Auxilio Maldonado Romero
~
03 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El historiador mircea mazilu hizo un contraste con ambos hechos históricos.
Cortesía / El historiador mircea mazilu hizo un contraste con ambos hechos históricos.
Nicolás II, el último zar de Rusia.
Cortesía / Nicolás II, el último zar de Rusia.
Porifirio Díaz, expresidente de México.
Cortesía / Porifirio Díaz, expresidente de México.

Durante los dos primeros días del mes de marzo de este año, se presentó en esta capital y en el municipio de Calera la conferencia del historiador Mircea Mazilu de origen moldavo. La Revolución Rusa-Revolución Mexicana, una reflexión comparativa, 100 años después. Por lo que a continuación se muestran extractos de la misma.

“La revolución rusa y la mexicana son dos de los acontecimientos más importantes de principios del siglo 20 y, más significativas de la historia de la humanidad.

Ambas cambian todas las estructuras previas a ellas, acabando con los regímenes autoritarios, la falta de libertades y derechos civiles, la corrupción, la represión y los tremendos desajustes sociales. 

Ambas revoluciones concluyen con la promulgación de dos de las constituciones más avanzadas de su tiempo, otorgando amplios derechos civiles, igualdades sociales, derechos laborales e introduciendo cambios políticos.

De la misma manera, traspasaron las fronteras de sus países, para servir de inspiración y ejemplo en muchos países del mundo que tenían problemas sociales y políticos. 

La conferencia trata de comparar las primeras revoluciones socio-política más importante del siglo 20, que, a pesar de ser contemporáneas, son independientes y auténticas una con respecto a la otra.

Compara la historia de ambos países en el siglo 19 subrayando aquellos problemas que se vinieron acumulando y tambaleando durante toda la centuria hasta que finalmente explotaron en las dos revoluciones. 

Las situaciones previas a las mismas, relacionando el régimen de Porfirio Díaz con el del zar Nicolás II; hace una comparación sobre las respectivas causas de las dos revoluciones; reflexiona sobre el desarrollo de los acontecimientos en ambos países durante los dos conflictos y, finalmente, acaba subrayando, de forma comparativa, las consecuencias de las mismas.

 A pesar de la posición geográfica, ubicado uno al otro extremo del planeta con respecto al otro, a pesar de las diferencias climáticas, uno de clima continental frío y el otro de climas cálidos, a pesar de las diferencias culturales y diferentes experimentos históricos, Rusia y México tienen un curso histórico muy similar en el siglo 19, es decir, en ambos países los acontecimientos internos y externos se desarrollan de forma muy parecida. 

A pesar de que Rusia y México tienen unas formas políticas muy diferentes en el siglo decimonónico, ambos países tienen unos modelos económicos y unas realidades sociales muy parecidos en este siglo. 

En conclusión, se trata de dos revoluciones contemporáneas sin tener influencia mutua en sus estallidos pero que contestan a una realidad común, unas sociedades desequilibradas, con unas masas populares pobres y reprimidas sin derechos y libertades civiles y unas políticas atrasadas, de dictadura y monarquía absoluta, respectivamente.

 La revolución mexicana empieza desde arriba y se expande a la sociedad de abajo y concluye con la aportación de cambios políticos y sociales muy avanzados. 

Por su parte, la revolución rusa empieza desde abajo y después se expande a los de arriba, a los políticos que se enfrentarán por el poder, y acaba igualmente con la introducción de cambios sociales y políticos nunca antes vistos ni en Rusia ni fuera de sus fronteras. Ambas revoluciones son tan importantes en su época que se expanden más allá de sus respectivos países. 

En cuanto a las constituciones que se consiguen con el fin del conflicto, hay que destacar que son las primeras constituciones más avanzadas del siglo 20, siendo la mexicana hija de la Revolución Francesa, al defender el liberalismo, la democracia, el constitucionalismo y la propiedad privada, y la rusa hija del pensamiento marxista, al defender la dictadura del proletariado, las igualdades sociales y al no defender la propiedad privada. 

Finalmente, a pesar de los cambios avanzados y significativos que ambas revoluciones consiguen, hay problemas que hoy día todavía siguen sin resolverse, ya que en ambos países se ha producido el fenómeno de la dictadura de partido durante casi todo el siglo 20, ha habido corrupción por parte de los políticos, ha habido incumplimiento de muchos derechos y libertades que las constituciones defendieron y sigue habiendo muchos desajustes sociales”.

*Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas