×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Miguel vende tacos para salir adelante

Carlos Montoya
~
05 de Abril del 2018 09:32 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Con eso saca adelante a su familia.
Carlos Montoya / Con eso saca adelante a su familia.
De lunes a sábado se pone afuera de la cancha Rikis en Tres Cruces.
Carlos Montoya / De lunes a sábado se pone afuera de la cancha Rikis en Tres Cruces.
Los tacos son de cabeza.
Carlos Montoya / Los tacos son de cabeza.
Miguel atiende muy bien a sus clientes.
Carlos Montoya / Miguel atiende muy bien a sus clientes.

ZACATECAS.- De lunes a sábado, con horario de 8:30 de la mañana hasta la una de la tarde o hasta agotar existencias, se puede observar entre los panteones de Herrera y La Purísima, afuera de la cancha Rikis en Tres Cruces a un hombre trabajador, dedicado a complacer los paladares más exigentes.

Nos referimos a Miguel Ángel Ávila, de 36 años, quien desde hace tres años, ofrece exquisitos tacos de cabeza y sus derivados en un pequeño puesto pero grande de sabor, ya que tiene clientes que van hasta cuatro veces por semana.

Miguel, optó por autoemplearse luego de que lo despidieron de su último trabajo donde se desempeña como gestor de cobranza en un despacho.

Él no podía quedarse de brazos cruzados porque tenía dos responsabilidades que mantener: sus hijos de 4 y un año respectivamente, a quienes ha sacado adelante a base del trabajo que desempeña como vendedor de tacos.

Aprovechando que hace aproximadamente 20 años trabajó como taquero en los tacos Apache, fue que adquirió los conocimientos suficientes que lo llevaron a emprender su propio negocio.

Miguel Ángel, deja la cabeza cociendo desde una noche antes, y al día siguiente se levanta a temprana hora para deshuesarla, picar el cilantro y la cebolla y preparar las sabrosas salsas que ofrece a sus clientes, para después ir a comprar las tortillas.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es que la gente se vaya contenta después de haber probado mis tacos y que regresen después”, comentó con Miguel con una sonrisa en el rostro.

Mencionó que su clientela es variada y eso le encanta porque mucha gente de oficios y profesiones diferentes, acuden a él para desayunar antes de integrarse a sus actividades.

Es así como Miguel Ángel Ávila, decidió ganarse la vida con un trabajo digo que está dispuesto a seguir ejerciendo “hasta donde tope “.